121729Introducción:

El objetivo de esta charla es generar debate, profundizar y aclarar conceptos e ideas ligadas a las luchas antifascistas, libertarias y sociales.

Queremos dejar claro desde un principio que hay muchas maneras de ser antifascistas y muchos puntos de vista que se reclaman antifascistas.

Vamos a ser críticos pero sin generalizar y centrando nuestras críticas en las formas de antifascismo que refuerzan el papel del Estado, que sirven de vía de transmisión de ideologías totalitarias, que son conformistas con el sistema capitalista y con aquellas que se quedan en la superficie y no profundizan en cuestiones más amplias.

Es decir vamos a ser críticos con gran parte del antifascismo. Que la lucha antifascista no sirva de distracción que nos impida ver y luchar contra el genocidio que hoy por hoy están realizando las multinacionales y los Estados.

En esta charla vamos a analizar como se utiliza la palabra fascismo, mostrando como se le dan usos confusos; recurriremos a la historia para ver los orígenes y evolución del fascismo y del antifascismo; finalmente haremos un análisis de la actualidad del fascismo y del antifascismo.

Usos del concepto fascismo:

Si nos fijamos en el lenguaje cotidiano la palabra fascista hoy en día es usada en muchas situaciones como un insulto y la palabra antifascista como un tópico de lo políticamente correcto. En los artículos de prensa l@s perrodistas se califican así mismos de demócratas antifascistas críticos con Pinochet y Castro. El Sindicato de Estudiantes llama fascista a Arturo Perez Reverte. El PSOE recuerda constantemente que es un partido de tradición antifascista, aunque también hay quien lo tacha de fascista. El PP llama fascista a l@s vándal@s. Algun@s vegan@s califican como fascistas a l@s que comen carne. Además, se les llama fascistas a las organizaciones de derecha y ultraderecha, aun cuando muchas de ellas no se definan así mismas así. L@s nazis, l@s franquistas y l@s partidari@s de las dictaduras militares también son llamados fascistas. EEUU es definido en ocasiones como una potencia fascista e imperialista. Hay quien llama ideología fascista al marxismo-leninismo. Del totalitarismo decimos que es fascismo. Frecuentemente la democracia es descrita como una clase de fascismo camuflado. Fascista es llamado quien actúa de forma arbitraria, autoritaria y violenta.

Para aclarar un poco que es el fascismo y el antifascismo es conveniente ir a los orígenes. Recurriendo a la historia podremos entender mejor el porque de los usos tan diversos, vagos, difusos, confusos y contradictorios que se hace de los conceptos “fascismo” y “antifascismo”.

El Fascismo italiano:

El fascismo es un producto genuinamente italiano, aunque con el paso del tiempo se le llama fascista a movimientos y personas que comparten algún rasgo con este. El fascismo real, el que sirve para comparación y modelo, surgió en Italia al terminar la primera guerra mundial. En 1919 se fundaron los “fasci di combattimento” y el Partido Nacional Fascista. El fascismo en un principio creció actuando como organización paramilitar que utilizaron los terratenientes y los industriales italianos para luchar contra la subversión, las insurrecciones, las huelgas y las luchas de l@s campesin@s y obrer@s. Los fascistas “camisas negras” propinaron palizas, amenazaron y mataron defendiendo de este modo la producción, la propiedad y el sistema capitalista. En 1921 los fascistas se presentaron a las elecciones y obtuvieron 30 escaños. En 1922, mientras se propagaban las huelgas e insurrecciones revolucionarias, los camisas negras de Mussolini marchan a Roma para imponer el orden y sorprendentemente el Rey le da poderes a Mussolini, aunque conservando el parlamento. El rápido ascenso de los fascistas se debió a la inestabilidad y la crisis. En 1924 los fascistas ganaron las elecciones democráticas obteniendo mayoría absoluta. En 1926 suspendieron el sistema democrático y designaron desde arriba a las autoridades de las distintas instituciones estatales que fueron a partir de ese momento todas fascistas. Al poco tiempo, ilegalizaron partidos políticos, sindicatos, colectivos, asociaciones y diversas organizaciones. Se creó un Estado corporativista que es rasgo básico de fascismo, este consiste en que el partido único controla directamente las distintas instituciones y ámbitos. Las consigna eran “Todo en el Estado, nada fuera del Estado y nada contra el Estado” y “El Duce siempre tiene la razón”. Los fascistas buscaron crear un Estado-Nación fuerte que controlase las crisis económicas y a la vez a la población. Por sus similitudes los nazis, el franquismo y la dictadura portuguesa, también serán denominados regímenes fascistas.

En 1926 se crea la OVRA “organizazione di vigilanza e repressione di antifascistas” que era una policía política que provocó 300.000 exiliad@s e innumerables muert@s, pres@s y torturad@s. L@s fascistas llamaron antifascistas a l@s no adept@s al régimen y las victimas de OVRA fueron de lo más variado y de las procedencias más diversas: rebeldes, incontrolados, anarquistas, revolucionarios, obreros, campesinos, burgueses, gitanos, demócratas, socialdemócratas, comunistas, homosexuales e incluso democristianos. Entre los antifascistas represaliados no había unidad, sólo compartían el hecho de ser víctimas. Desde el exilio hubo quien busco la unidad entre clases, por ejemplo, en Argentina se creó el Comité Antifascista, pero l@s activistas más destacad@s rechazaron colaborar con quienes nunca habían tenido afinidad. Los anarquistas Roscigna y Severino di Giovanni criticaron el crear un frente común, ya que para ellos una gran organización interclasista no era práctica. De hecho, ellos dos y sus grupos de acción realizaron más sabotajes, actos terroristas y expropiaciones (atracos) sobre los intereses fascistas en Argentina que el Comité Antifascista.

El fascismo quiso crear un imperio e invadió y masacró en Libia y Etiopía. También intervinieron en España primero apoyando económicamente a la falange, a la que consideraron organización afín, y en la Guerra Civil participaron militarmente. Llegaron a tomar ellos solos Málaga y el PNV negoció con ellos rindindiéndose el ejército de gudaris vascos sin oponer casi resistencia. En el 39 se aliaron con los nazis y entraron en la II Guerra mundial.

En 1943 la guerra no les iba bien a los fascistas y algunos mandos del “Consejo Fascista” junto con el Rey traicionaron a Mussolini y lo apresaron. Pero los nazis lanzaron a unos paracaidistas y le liberaron. (Por cierto, el coronel que dirigía los comandos paracaidistas se llamaba Bremen y posteriormente en los años 50 cuando estaba exiliado en España construyó la primera urbanización de Denia con el oro de las SS) Mussolini con el apoyo de Hitler montó entonces la República Social Italiana con su guardia nacional republicana, su policía republicana y sus camisas negras.

En 1945 los aliados aplastaron a los fascistas; las potencias antifascistas reales vencedoras del fascismo fueron EEUU, el imperio británico y la URSS de Stalin. Por el hecho de destruir y enfrentarse al fascismo no dejaron de ser régimenes opresores y genocidas. Estos tres modelos de civilización el fascista, el comunista y el democrático son igualmente totalitarios. L@s partisan@s, l@s italian@s antifascistas, que combatieron desde dentro, eran en parte armados por los yankis y eran de diversas tendencias: monárquicas, republicanas, anarquistas, comunistas, demócratas, nihilistas, etc.. De la victoria antifascista surgió la constitución de la actual república Italiana, que hoy por hoy es uno de los regimenes occidentales más represivos y donde menos libertad de expresión existe. Con el fascismo italiano derrotado, desacreditado y desprestigiado, el concepto de fascista pasa a adquirir nuevos sentidos como el de insulto, los nuevos significados son variados e imprecisos.

El antifascismo en la guerra civil española:

Que el papel de los fascistas fue contrarrevolucionario es un tópico. Sin embargo, como muestra Miguel Amorós en su libro La revolución traicionada el papel de gran parte del antifascismo también fue contrarrevolucionario. El 19 de Julio del 36 l@s obrer@s tomaron los cuarteles, ocuparon las fábricas, los campos y los edificios; realizaron una revolución que pronto sería traicionada por las cúpulas de partidos y sindicatos (incluida la CNT). Con el lema de “primero ganar la guerra y luego la revolución” y “todos contra el fascismo” crearon una alianza y colaboración de clases, sofocando la lucha de clases y poniendo a tod@s bajo el control estatal y reprimiendo a l@s “descontrolad@s” La Guerra Civil se transformo en una guerra imperialista, ya que por un lado estaban los nazis y fascistas con Franco y por el otro Stalin y la URSS influyendo sobre el gobierno republicano. Siguiendo directrices soviéticas las prisiones valencianas de San Miguel de los Reyes se llenaron de anarquistas, anarcosindicalistas y gentes del POUM (trotskistas) además de otros “incontrolad@s” (en algunos momentos superaron en número a los presos franquistas), incluso en las torres de Quart había 200 presos anarquistas. En Valencia en la actual plaza Tetuán los comunistas ametrallaron el entierro de un miliciano de la “Columna de Hierro” y mataron a más de 30 personas. En Barcelona en Mayo del 37 el gobierno de la República con los guardias de asalto y los tanques soviéticos T.26 aplastaron a l@s obrer@s que estaban autogestionando las fábricas y se les obligó a tener comisarios del Partido Comunista y de la generalitat catalana. En Aragón el general Lister y sus brigadas estalinistas fusilaron y destruyeron las colectividades y comunas agrícolas por las que pasaron. Cuando Franco ganó la guerra, la revolución hacía tiempo que había sido reprimida y traicionada. La dicotomía república versus dictadura es falsa desde el punto de vista del capital. Repúblicas son y fueron los USA y la URSS.

El Marxismo-leninismo como una forma de totalitarismo:

El marxismo-leninismo es una doctrina y práctica política que se caracteriza por el control total del Estado y la economía por parte del partido único, el cual aplica una férrea jerarquía y disciplina. Así como el PSOE ya no tiene nada de obrero, los PC desde sus orígenes han jugado un papel contrarrevolucionario y totalitario bien alejado del sentido positivo de la palabra “comunista”. Soviet en ruso significa asamblea y con la caída del zarismo, estas proliferaron. En los soviets iniciales las asambleas eran horizontales y espontáneas, eran muestra de la autoorganización de la revolución. Sin embargo, tras la revolución del 1917 el partido bolchevique destruyó esta forma de funcionamiento: se dio la orden de que todos los soviets debían estar formados sólo por miembros del partido y los disidentes debían ser expulsados o fusilados. En la isla de Kronshtadt el soviet de marinos de guerra se negó a seguir esta orden y fue reprimido. En Ucrania tampoco se obedeció; allí con la revolución llamada makhnovista los campesinos habían ocupado las fincas y se habían autoorganizado en asambleas sin divisiones de partidos ni poder centralizado. Los bolcheviques lucharon paralelamente con las guerrillas “makhnovistas” contra los zarista. Finalmente el ejército rojo dirigido por Trotsky masacró a cientos de miles de campesinos Ucranianos y en 1921 eliminaron a la fuerza el movimiento makhnovista y las prácticas e ideas anarquistas.

Los bolcheviques prohibieron toda la prensa libre y todos los periódicos fueron controlados directamente por el partido. El PC se hizo omnipresente en todas las instituciones y ambientes. El comunismo leninista fue también llamado capitalismo de estado puesto que las fincas y fábricas ocupadas inicialmente por los campesinos y obreros fueron expropiadas para el Estado, que las dirigió tratando a los proletarios como mano de obra a explotar y de la que extraer plusvalía. Se generó además una burocracia que cumplió el papel de clase alta y dirigente. Todo esto le costo la vida a Lenin quien sufrió un atentado de la revolucionaria Fania Kaplan, quien le grito “¡Traidor!” mientras le acertaba dos balas que le debilitaron y le arruinaron la salud, muriendo unos pocos años más tarde.

En la URSS la lucha por el poder y por hacer cumplir la jerarquía fue despiadada y costó montañas de cadáveres. La mayoría de asesinados y deportados a Siberia pertenecían a las bases más populares, pero también la misma burocracia del Partido Comunista se despedazó entre ella, muestra de ello es el enfrentamiento entre los dos carniceros Trotsky y Stalin.

Caída la URSS en 1989, las burocracias del PC se adaptaron a las nuevas circunstancias y privatizaron en beneficio propio el capital público pasando del modelo imperialista de capitalismo de Estado al de empresa privada. Los lideres y grandes jefes comunistas de ayer son los magnates y burgueses de hoy.

El Fascismo hoy:

Con la globalización se produce la caída de las economía keynesianas y la proliferación de multinacionales que dejan en parte desfasado el modelo de Estado Nación. Las crisis y la inestabilidad se vuelven permanentes en los países de la periferia del Imperio o del llamado tercer mundo. Los países del centro del imperio donde se acumula el capital, sufrirán también crisis aunque más moderadas y en las llamadas sociedades del bienestar crece la precariedad.

Como hemos visto antes, la crisis y la inestabilidad son caldo de cultivo del fascismo. Sin embargo, las maneras de mantener por la fuerza la estabilidad del sistema en las zonas más conflictivas han variado y hemos de reconocer que el fascismo clásico está anticuando y está siendo superado por la aparición de nuevas formas de dominación y represión.

Estas nuevas formas de represión y control que dejan desfasado el fascismo del Estado Nación se basan en la privatización y en la transnacionalidad. Así a partir de los años 90 proliferan auténticos ejércitos de mercenarios privados llamados CMP (Compañias Militares Privadas) los cuales están fuera del control de los Estados Nación y son controlados directamente por las multinacionales que en un principio los empezaron usando para la protección de infraestructuras y que poco a poco las han ido utilizando de un modo más ofensivo para conseguir recursos y conquistar territorios. A esto hay que unir el uso de policías privadas que sirve para imponer la ley e intereses de la multinacional.

En África, Latinoamérica y gran parte de Asía son las multinacionales las que mandan sobre gran parte del territorio. Estas CMP usadas por las multinacionales tienen páginas en internet donde incluso ofrecen empleo, además de mostrar videos donde usan toda clase de armas; algunas de estas CMP son Beni tal (israeli), Groupe GEOS (francesa), Gurkan internacional group (britanico-nepalí) y las yankis Cubic defense, Amour Group, MPRI, PAE, Gryphonsecurity, Custer Bateles, Pistris, Blackwater etc.. Hay muchas CMP más, sus oficinas están por todo el mundo, sus oficiales suelen ser yankis, británicos, rusos y sudafricanos y los soldados mercenarios proceden de países latinoamericanos, africanos o asiáticos. En algunos casos en los que las CMP trabajan para gobiernos débiles las CMP no cobran en dinero sino que lo hacen directamente obteniendo recursos petrolíferos o mineros. Este es el caso de Dyncorp que tiene el doble rostro del petróleo y las armas. La interrelación entre multinacional, compañía militar privada y autoridades gubernamentales es muy fuerte. Ejemplo de estos vínculos es la interdependencia entre la CMP Executive Outcomes, la empresa diamantífera Diamond works y el gobierno de Sierra Leona. Las burguesías y clases altas nacionales a su vez colaboran y se alían con las multinacionales y utilizan al ejército estatal y a la policía para reprimir a la población que vive en su mayor parte oprimida, explotada o desposeída como es el caso de REPSOL IPF y la policía argentina.

Otra forma de represión muy extendida en las zonas rurales son los grupos paramilitares, que suelen ser controlados por grupos de terratenientes. Es de destacar que en muchos casos formalmente no se intenta en ningún momento eliminar la democracia, es más proliferan partidos y discursos. Estas democracias “a la colombiana” dan impunidad plena, manos libres e incluso formación y armas a los grupos paramilitares que realizan los trabajos más sucios tales como las grandes masacres y ejecuciones. A su vez los EEUU y las trasnacionales apoyan estas siniestras tácticas con ayudas económicas y bélicas multimillonarias y poniendo excusas como ayuda humanitaria o lucha antidroga.

No debemos perder de vista las formas de control dictatorial, aunque ya no están tan de moda, pues las democracias “a la colombiana” las están sustituyendo; no hace tiempo que las dictaduras proliferaban por América-latina. En África las dictaduras militares aun están muy extendidas y sin demasiados disimulos. La complicidad e interrelación entre militares, CMP y multinacionales es evidente, muchos estados africanos pertenecen a una multinacional o a un mismo grupo financiero. Por ejemplo: los vínculos entre la CMP britanica Erinys, la British Petroleum y el gobierno y militares nigerianos.

Después de Vietnam, los conflictos más duros no son llevados a cabo directamente por militares yankis. En los años 80 se usaron paramilitares, escuadrones de la muerte, se fomentaron las contraguerrillas y las dictaduras. A partir de los 90, con las guerras africanas, Irak y luego Afganistán, una buena parte de las tropas pertenecen a las CMPs, realizan las operaciones más arriesgadas y sus bajas no aparecen en las estadísticas. Incluso la ONU ha utilizado CMPs en las misiones más duras.

Hoy en día hay unas 150 Compañias Militares Privadas actuando en Irak, tienen contratados unos 30.000 irakies y entre 10.000 y 20.000 extranjeros. Los efectivos de las CMP superan a las tropas británicas presentes en la zona y sus bajas son superiores a los 3.000 soldados de la US army muertos. Entre 1994 y 2004 el Pentágono ha realizado más de 3.000 contratos de misiones para las MPS y ha pagado centenares de miles de dólares, la cantidad es inmensa y supera el PIB de muchos países. En el pentágono hay CMPs que están de un modo cotidiano presentes en las distintas reuniones. Muchas bases yankis estan construidas y administradas por compañías privadas. Incluso el trasporte de armas yankis en Irak esta siendo privatizado; DHL filial de Correo alemán comenzó repartiendo cartas y paquetes a los soldados; en la actualidad “aprovecha” sus containers, aviones y camiones trasportando material bélico.

El control de las multinacionales afecta también a la construcción y administración de las prisiones; esto ya es un hecho dentro de EEUU y en Irak esto se repite. En Abu Ghraib sólo unos pocos soldados están implicados judicialmente, porque de hecho esta prisión es administrada por las CMP Caci y Titan. Como son empresas privadas, la justicia militar norteamericana no tiene jurisdicción y el virtual Estado irakí no va hacer tampoco nada, pues es el primero en realizar torturas. El objetivo de la guerra de Irak es que las multinacionales yankis controlen el petróleo de esa zona y por ello el gobierno USA quiere ir retirando tropas a la vez que aumentan paulatinamente las de las CMP. Si vamos tirando del hilo resulta que detrás de estas multinacionales hay grupos financieros, accionistas, bancos, inmobiliarias, el capital internacional y la “megamáquina” social en general.

En Europa se multiplican las empresas de seguridad que complementan el papel de las policías. En el país valenciano es de destacar que hay ya mayor número de guardias jurados (unos 8.000) que policía nacional 3.980 y Guardia Civil 2.757. En el reajuste capitalista los Estados siguen siendo importantes, pero lo son más las multinacionales y empresas privadas.

Los partidos falangistas o los que se puedan autodefinir como fascistas están anticuados y casi no reciben votos. Los neonazis que actuan por cuenta propia en las calles son marginales. Los partidos ultranacionalistas adoptan ahora discursos y nombres actualizados. Democracia Nacional, Alternativa Española o España 2000 difícilmente se llaman así mismos fascistas, ni tampoco lo hace el Front National francés, ni la nieta de Mussolini con Azione Sociale. Las medidas que piden los ultras son más represión, en especial a la emigración y reforzar el papel del Estado frente a la globalización y la UE.

La represión ya es ordenada por los partidos políticos gobernantes y realizada por el Estado. En el caso de la emigración se deja pasar a l@s emigrantes según la economía les va absorviendo y se repatría y expulsa a los “excedentes” y a los menos dóciles. Se da las visiones mediáticas del moderado (PSOE) y el más duro (PP). El PP, de claros orígenes franquistas, no quiere oír ni recordar públicamente sus inicios y no para de hablar de democracia y constitución. Reniegan del fascismo y se dicen demócratas, lo son la democracia capitalista es un régimen totalitario y genocida.

En la actualidad hay alrededor de 65.000 pres@s en la prisiones españolas casi el doble que a principios de los 90 y el triple que a principios de los 80. El papel represor del Estado democrático funciona. La violencia policial es incomparablemente superior en cantidad y daños a la de los skinheads nazis. La guardia civil, la policía nacional y el ejercito español son instituciones criminales…

Las grandes multinacionales no necesitan de movimientos políticos que les estorben con controles estatales de la economía y de los medios de comunicación. De hecho las multinacionales controlan los medios de comunicación y a los partidos políticos. El sistema se defiende y se refuerza a si mismo.

Si los fascistas italianos actuaron como partido que controló el estado, las multinacionales y las CMP actúan como empresas privadas. Un caso a señalar es el de José Luis Roberto “el cojo”, que con la Levantina de Seguridad, España 2000, numerosas empresas, propiedades y los negocios de la prostitución, combina seguridad privada, partido político, mafia y poder financiero. La levantina y España 2000 tienen mucho más poder que los actuales partidos falangistas. De todos modos, la Levantina es pequeña si la comparamos con colosos de la seguridad Privada como SECURITAS vinculada a CMPs y con Prosegur de Mayor Oreja. Además, el poder económico y mediático de la Levantina es casi insignificante al lado de los grandes bancos con sus medios de comunicación asociados.

El Antifascismo hoy:

La revista el socialista del PSOE suele reproducir carteles de la Guerra Civil recordando a sus afiliados que es un partido antifascista. Los sindicatos mayoritarios, la prensa y una gran cantidad de organizaciones democráticas, de vez en cuando nos recuerdan su carácter antifascista. El fascismo es mostrado como terrible monstruo que los buenos antifascistas han domado y para que no vuelva jamás ahí están ellos. Como vivimos en el centro del Imperio donde se acumula el capital pueden jugar a hablar de las bondades y virtudes de la Democracia. Lo cierto es que estos antifascistas democráticos están colaborando con el capitalismo y este en el mundo mata a miles de personas todos los días.

Luego tenemos a los “reformistas” como el Sindicato de Estudiantes, Izquierda Unida, nacionalistas, ONGs y organizaciones “antiglobalizadoras” como attack o la prensa alternativa tipo Le Monde Diplomatique. Estos piden reformas legales y quieren “democratizar” el mundo, haciendo más justa la economía, usando al Estado para distribuir la riqueza y generar justicia. Estas gentes también se llaman antifascistas, hablan de unidad y de frente común y llaman fascistas a quienes les agreden y a los neoliberales. Son partidarios de las medidas económicas de la socialdemocracia clásica y del Estado de bienestar que ha perdido su papel y que ellos quieren recuperar. El problema está en que quieren verle el lado humano al Estado y al Capitalismo, lo cual es una gran ficción y una gran mentira histórica. Estas propuestas olvidan que el Estado es coacción y que la propiedad privada legal se basa en la violencia institucionalizada. Algunos nacionalismos pueden llegar a ser muy radicales en sus formas (guerra nacional), pero si vemos sus objetivos observamos que el principal es conseguir la independencia lo que sólo significa crear un Estado más; se cambia la bandera y el amo por otros nuevos.

Las plataformas que siguen el modelo antifascista alemán y piden leyes contra los neo-nazis y fascistas, en la práctica refuerzan el papel del Estado, lo justifican y lo legitiman. Pedir medidas legales y penales contra un concierto de nazis o pedir incrementar la seguridad de las calles o el número de efectivos policiales o leyes que repriman ideas o actividades, es dar armas que pueden ser usadas directamente contra nosotros, los enemigos del Capital y del Estado. Para dominar el fascismo aparente refuerzan el verdadero: el estatal. Confiemos en las capacidades propias y superemos la visión paternalista del Estado. La venganza versus la justicia legal; la autodefensa versus el chivateo. Superando el aislamiento individual, creando vínculos vitales, experiencias comunes de resistencia y lazos comunitarios fuera del Estado podremos aumentar nuestra solidaridad y potencia de acción.

Entre los múltiples antifascismos vemos algunos que son modas, estéticas, superficialidad, hinchadas, pandillismos macarras faltos de debate, crítica y análisis.

Bueno y sin querer generalizar, pues en cada sitio se funciona de manera diferente e incluso hasta en el infierno un@ puede hacer amig@s, ha llegado el momento de tratar mínimamente del fenómeno de la Plataformas, Coordinadoras y Organizaciones Antifascistas. Dentro de algunas de estas aparecen grupúsculos marxistas-leninistas y nacionalistas que ven en la lucha antifascista una manera de extender influencias y de transmitir sus consignas. Por ejemplo, la Coordinadora de Madrid que este año ha lanzado el eslogan “Memoria histórica para conquistar el futuro; República, autodeterminación y socialismo” y de algunos actos antifas tipo 20 N que al final caen en el folklorismo y que además son convocados por verdes, rojos, amarillos, azules y mil y una asociaciones y colectivos. Aquí se hecha de menos la afinidad, porque más vale pequeños grupos autónomos con una gran potencialidad de acción directa y autogestión, que grandes organizaciones que igualan lo que no es igual y acaban controlando los detalles e integrando las luchas dentro de los sistemas de explotación y dominación jerárquica.

En cuanto a los colectivos y asambleas antifascistas generalizar sería un error. Advertir que la lucha contra el fascismo es parcial y que concentrándose en exceso en ella se pueden dejar de lado otros aspectos más amplios. La lucha libertaria es por la autoorganización y contra las distintas y numerosas formas de opresión y autoridad entre las cuales contamos las fascistas.

InfoA – Valencia 

http://www.lahaine.org/

Anuncios