Los Musulmanes solo comen carne de animales desangrados hasta su muerte siguiendo el ritual. Sería humano aplicarles un sedante antes de cortarles el cuello, en este caso llevaría de 10 a 20 segundos hasta que el animal quedara inconsciente por falta de oxigeno.

En los sacrificios ordinarios, se utiliza una mascara disparadora. Utilizando esta mascara, el cerebro, y con el, el sistema nervioso del animal son dañados por una barra de acero. La parte del cerebro que regula el latido cardiaco sigue indemne al no ser alcanzada por la barra de acero. Cada animal aturdido por medio de este método, tiene, desde el momento en el que es atravesado por la barra de acero, severos daños cerebrales, y no esta muerto en absoluto, es mas, ni siquiera se desea su muerte, por que si muriese, no se desangraría completamente ya que el corazón habría dejado de latir y de bombear sangre.

Si después del aturdimiento del animal, la arteria carótida no es cortada, el animal seguiría viviendo como un vegetal.

Si después de ser electrocutado, la arteria carótida no es cortada, el animal recuperará la consciencia.

Es regulación Europea que el animal debe estar muerto desde el inicio de la matanza.

Cada año los Musulmanes celebran el fin del “hadj” (peregrinación a la Mecca). La fiesta del sacrificio data en la epoca de la historia bíblica de Abraham e Isaac. Abraham no tenía hijos y Dios (Allah) le prometió un hijo y se lo dió. Dios puso a prueba la fé de Abraham ordenandole sacrificar a este hijo. Justo cuando Abraham estaba a punto de hacer el sacrificio, el angel Gabriel le dijo sacrificara un cordero en su lugar. Como agradecimiento a la bondad de este Dios para con otro humano, los Musulmanes sacrifican uno ó más corderos cada año.

Una tercera parte de la carne se dá a los pobres. Considerando el hecho que ningún Musulman quiere ser visto como pobre, más animales de lo necesario son sacrificados, resultando en una especie de fiesta barbacoa. Alguna gente turca ordena sacrificar 100 corderos! Otros tienen que pedir prestado dinero para comprar el cordero ya que si no es así los considerarían pobres. Afortunadamente, algunos Musulmanes sugieren ofrecer dinero en vez de animales. La matanza en sí no es un requerimiento (‘farz’) sino un hábito (‘sunnet’). Sería propicio que el gobierno alentara a los Musulmanes a utilizar otras alternativas a la matanza.

Persisten los Musulmanes en su deseo de seguir sacrificando animales, sería preferible sedarlos antes de la matanza. Aunque mejor sería abandonaran la idea por completo de matar. El resultado beneficiaría el bienestar del animal, costaría menos dinero y otorgaría a los Musulmanes de buena voluntad.

Según leyes Musulmanas es importante que la sedación sea reversible porque el animal debe estar vivo y con buena apariencia exterior antes de su muerte. Aturdimiento por descarga eléctrica es una posibilidad, pero cuando se usan voltajes bajos, los animales siguen moviendose espasmódicamente.

Algunos Immams consideran la sedación aceptable, otros objetan. Cuando los carniceros no aplican tranquilizantes antes de matar, oficiales del gobierno tienen la obligación de supervisarlo de inmediato. Su presencia debe pagarse y el precio de la carne sube. No debería por tanto haber objeción financiera a la aplicación de sedantes, por una parte, la carne de animales a los que no se aplican sedantes es más barata , pero por otra parte, la presencia de estos supervisores ha de pagarse también, por lo que el coste real se mantiene igual.

http://www.animalfreedom.org/espagnol/index.htm

Anuncios