visonUnos 400.000 visones nacen cada abril para ser matados y despellejados en noviembre. Durante siete meses viven enjaulados, para después ser una de las grandes estrellas de la industria peletera.

En el Estado español hay 38 granjas de visones, según un estudio de Igualdad Animal (IA), en funcionamiento, después de que en 1989 llegara a haber hasta 320. El 80% se encontrarían en Galicia, mientras que el resto se reparten entre Madrid, Castilla y León, Navarra, Euskadi, Valencia y Aragón. Los activistas de esta organización de defensa de los animales se han introducido en 35 de ellas, para denunciar cómo es su vida y muerte.

La tendencia al cierre y abandono de las granjas es reconocida hasta por los propios peleteros. Prohibidas en Inglaterra, Escocia y Austria, otros países como Irlanda, Suecia y Noruega estudian su cierre. Las imágenes que han dado a conocer revelan la tortura, tanto física como psicológica, a la que son sometidos por la industria peletera. Para conseguirlas, los activistas han entrado en las instalaciones de noche; colocado cámaras ocultas; extraído documentos que reflejan el número real de víctimas… El resultado es estremecedor: escenas de canibalismo, animales con comportamientos neuróticos y con extremidades o partes de su cuerpos mutiladas.

“Cuestionar el especismo de una sociedad que utiliza a los animales como productos de consumo y avanzar hacia un mundo más justo para todos y todas, independientemente de la especie a la que pertenezcamos”, son los objetivos de esta investigación, según Igualdad Animal.

Germany_Apr10La liberación de visones

141.204 es el número de visones que el Frente de Liberación Animal ha conseguido liberar desde su primera actuación, en agosto de 2001, en la granja de La Puebla de Valverde hasta la última realizada el 3 de noviembre en Albalate del Arzobispo. Ningún activista ha sido condenado por el momento y las pérdidas para la industria peletera son astronómicas. El precio de la piel en las subastas internacionales suele estar en torno a los 30 euros. Y cada abrigo suele necesitar 45 animales. Como resultado de estas liberaciones, granjas como Visones Muros (Galicia) u otra en Ullastret (Girona) se han visto obligadas a cerrar mientras que otras, como Eurozeltifur acumulan una deuda de un millón de euros.

Pero no solo daña a la industria peletera, que se presenta como víctimas en los medios de comunicación generalistas y aparentan preocuparse por la supervivencia de los animales recién liberados. Dos estudios científicos indican que las posibilidades de sobrevivir de estos animales en libertad son mucho mayores de lo que se afirma, como es el de los daneses Hammershøj y Forchhammer y otro diferente que cuenta con la colaboración de la Universidad de Oxford.

Otras organizaciones ecologistas condenan estas liberaciones apelando al daño que causarán los visones americanos a los visones europeos cuya especie se considera “amenazada”. De esta forma, Ecologistas en Acción “pide el cierre de las granjas de visones y considera que la liberación de estos animales al medio natural no es la mejor solución”.

Desde 2006, Igualdad Animal ha defendido públicamente este tipo de acciones y ha informado sobre la explotación que padecían los visones en las granjas. Sharon Núñez, portavoz de esta organización, afirma “si el criterio por el que esos animales deben permanecer privados de libertad es el daño que causan a otros, entonces deberíamos mirarnos en el espejo y reconocer que no hay grupo de animales que cause mayor daño a otros que los humanos.

“Condenar las liberaciones de visones a la vez que estamos a favor de liberar humanos que estuviesen en su misma situación es especista”, y añade: “El mayor acceso a la información e imágenes que nos muestran el infierno de los visones en las granjas hace que cada vez se comprendan más este tipo de acciones y que la atención se dirija hacia la injusticia que padecen los animales explotados y a la necesidad de erradicar estos lugares”.

800px-pelzmesse_mailand_felleLa defensa de la industria peletera

Según Chelo Martínez, dueña de una granja en Galicia, “los criadores amamos a los visones”. Mientras que la Organización Empresarial Española de la Peletería desprestigia a los activistas, que quieren prohibir hasta la “fiesta de los toros”. Su portavoz, José Miguel Martín Manzanares, afirma “resistirse a creer” que las imágenes son reales, ya que las granjas reciben inspecciones periódicas. Mientras que la European Fur Breeders Association acusa a Igualdad Animal de ser los responsables de las recientes liberaciones.

Sharon Núñez, portavoz de IA, responde “como conocemos cuál ha sido la reacción de las distintas industrias de explotación animal de otros países ante investigaciones similares, ponemos especial atención en poder demostrar la veracidad de las imágenes que conseguimos. Por ello documentamos todo meticulosamente: en las grabaciones incluimos un GPS con la localización exacta de la granja así como un periódico que demuestra la fecha en que se realizó, llevamos testigos y periodistas, grabamos los exteriores e interiores reconocibles de las granjas y extraemos documentos que avalan nuestra investigación” y añade “si no hubiesen respondido como predecíamos, nos habrían decepcionado”.

Ecologistas y antiespecistas

Una de las grandes diferencias entre grupos ecologistas y antiespecistas es la preocupación de unos por las especies en peligro de extinción y por conservar el material genético, mientras que los otros se preocupan por los individuos concretos al margen de cuál sea su material genético. Por ello, los primeros son denominados conservacionistas y los segundos antiespecistas. Igualdad Animal o Acción Vegana se incluyen en esta segunda opción.

Esther de la Rica Cambray

Anuncios