El Festival de Cine de Sundance proyectará el documentalIf a Tree Falls”, el cual reconstruye las acciones del Frente de la Liberación de la Tierra (ELF), un grupo de ecologistas calificado por el FBI como la “primera amenaza terrorista doméstica” en Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre. El filme fue realizado por el estadounidense Marshall Curry, quien fue nominado en 2005 al Oscar por el documental político “Street Fight”. Los miembros del ELF -repartidos por el mundo en células autónomas y sin autoridad central- son calificados como “ecologistas radicales” porque tienen el objetivo de destruir, generalmente con fuego, industrias o empresas acusadas de dañar el medioambiente, sin poner en riesgo ninguna persona o animal, un principio fundamental. A través del personaje de Daniel McGowan, que actualmente sigue encarcelado en Illinois, el documental reconstruye el desarrollo y los ataques de la que probablemente ha sido la célula más grande del ELF en Estados Unidos, hasta la detención de 14 miembros en 2005.

Más allá de la simple descripción del ELF, el documental también muestra cómo los atentados del 11 de septiembre cambiaron radicalmente la situación e hizo de un grupo de militantes, algunos peligrosos, “terroristas” a los ojos de la opinión pública y del gobierno.

“Evidentemente, el 11 de septiembre cambió completamente la manera cómo el público, el gobierno y los propios miembros consideraban lo que hacían”, cuenta el director.

Años antes, el ELF era perseguido por degradación o incendio criminal, pero después de los atentados del 11 de septiembre sus miembros fueron perseguidos por el FBI como “terroristas”.

“De golpe, considerables recursos fueron desbloqueados, y cuando ofreces millones de dólares para combatir el terrorismo, muchas cosas pueden ser calificadas como terroristas”, señala el cineasta.

Aunque reconoce que la magnitud de los desastres puede impresionar, Curry no descarta una forma de “cinismo” por parte de las autoridades.

“Cuando ves al ministro de Justicia (de la época) Alberto Gonzales en una rueda de prensa, diciendo en televisión: “Hemos puesto fin al terrorismo doméstico”, creo que quiso decir (a los estadounidenses): “Lo ven, estamos haciendo nuestro trabajo”, apunta Curry.

Pero el documental también muestra cómo militantes acaban por escoger la radicalización. “Creo que es una historia de frustración, el sentimiento de que la democracia no sigue los deseos de la población, la frustración de ver que las manifestaciones y las cartas no sirven para nada, y la rabia de ver que el gobierno utiliza a veces la violencia en contra de las manifestaciones no violentas”, concluye el realizador.

IF A TREE FALLS : Una Historia del (ELF) Earth Liberation Front. La extraordinaria historia de la ascensión y caída de esta célula de ELF, centrándose en la transformación y la radicalización de uno de sus miembros. La película entrelaza una crónica de Daniel Verite en arresto domiciliario mientras se enfrenta a cadena perpetua, con un dramático relato de los acontecimientos que llevaron a su implicación con el grupo. Y en el camino preguntas difíciles sobre el ecologismo, el activismo y la forma en que definimos el terrorismo.

A partir de imágenes de archivo llamativo – muchos de ellos nunca antes visto – y entrevistas íntimas con los miembros de ELF, y con el fiscal y detective que se los persigue, IF A TREE FALLS explora el tumultuoso periodo de 1995 hasta principios de 2001 cuando los ambientalistas se enfrentaban con las empresas madereras y la aplicación de la ley, y la palabra “terrorismo” aún no había sido alterado por el 9 / 11.

Mcgowan fue sentenciado a 7 años de prisión por su participación en dos actos incendiarios llevados a cabo en Oregón en 2001, él es uno de los 6 activistas detenidos en diciembre del 2005 en una operación llevada a cabo de forma coordinada en diferentes estados bajo en nombre de operación “backfire”.

Un mes después fueron acusados por un jurado con otros 5 arrestados de destrucción de la propiedad, incendio provocado, y de conspiración, por acciones que tuvieron lugar casi una década atrás y que en su momento fueron atribuidas al frente de liberación de la tierra. En estas acciones ninguna persona resultó herida. El juez determinó que uno de los incendios fue un acto terrorista. Daniel fue sentenciado conjuntamente con otros 9 activistas, a los cuales el gobierno ha comparado con el ku klux klan.

Los 11 activistas fueron amenazados con ser sentenciados a cadena perpetua si se negaban a cooperar con el gobierno y trabajar como informadores.

Después de meses de negociación, en noviembre del año pasado, Mcgowan y tres activistas más, se declararon culpables de algunos de los cargos bajo la condición de rechazar cualquier tipo de cooperación con el estado. Como consecuencia, el gobierno buscó añadir un cargo por “ enaltecimiento del terrorismo” a sus sentencias. La asociación nacional de abogados se pronunció sobre la acusación de enaltecimiento del terrorismo como una táctica innecesaria y excesiva del gobierno para impedir ejercer la libertad de expresión.

http://www.youtube.com/watch?v=hu0evJDmsR4&feature=share&list=PLZ10CcBmjsMVfDNQlp936TYLJyhzFMdRX

Anuncios