En una sociedad en la que la limitada búsqueda del interés propio material es la norma, un cambio hacia una orientación ética es más radical de lo que mucha gente cree.

En comparación con las necesidades de la gente que muere de hambre en Somalia, el deseo de catar los vinos de Francia palidece hasta la insignificancia.

Juzgado a la vista de los sufrimientos de conejos inmovilizados sobre cuyos ojos se derrama champú, un champú mejor se convierte en un objetivo indigno.

La preservación de los antiguos bosques deberí­a tener prioridad sobre nuestro deseo de utilizar toallas de papel desechables.

Un enfoque ético de la vida no nos prohibe divertirnos o disfrutar de la comida y el vino, pero cambia nuestra idea de las prioridades. El esfuerzo y el gasto empleados en comprar ropas de moda, la interminable búsqueda de placeres gastronómicos cada vez más refinados y el asombroso gasto adicional gracias al cual el mercado de coches de prestigio destaca por encima del de automóviles para gente que simplemente quiere un medio seguro de transporte, todo esto resulta desproporcionado para la gente puede modificar su perspectiva lo suficiente para, al menos durante un tiempo, apartarse del centro de atención. Si se extiende una conciencia ética más elevada, ello cambiará profundamente la sociedad en que vivimos.

No cabe esperar que esta conciencia ética más elevada devenga universal. Siempre habrá gente a la que no le importe nada ni nadie, ni siquiera su propia persona. Habrá otros, más numerosos y más calculadores, que se ganen la vida aprovechándose de los demás, especialmente de los pobres e indefensos. No podemos permitirnos esperar [hay que lucharlo] un futuro dí­a glorioso en el que cada persona vivirá en amorosa paz y armoní­a con las demás. De momento, la naturaleza humana no es así­ [Yo dirí­a la educación humana no es así­], y no hay señal de que vaya a cambiar en un futuro cercano. Puesto que el razonamiento ético resultó incapaz de resolver plenamente el conflicto entre el interés personal y la ética, es improbable que los argumentos éticos persuadan a todas las personas racionales de que actúen éticamente. Incluso si la razón hubiera podido llevarnos más allá, todaví­a tendrí­amos que afrontar la realidad de un mundo en el que mucha gente dista de actuar a partir de alguna clase de razonamiento, incluso de razonamiento crudamente interesado. De modo que, durante mucho tiempo, el mundo seguirá siendo un lugar duro en el que vivir.

Sin embargo, somos parte de este mundo, y existe una necesidad desesperada de hacer algo ahora sobre las condiciones en que vive y muere la gente, y evitar el desastre social y ecológico. No hay tiempo para dedicar nuestros pensamientos a un lejano futuro utópico. Actualmente hay demasiados animales humanos y no humanos que sufren, los bosques desaparecen demasiado rápidamente, el crecimiento demográfico sigue fuera de control y, como hemos visto en el capí­tulo 3 [Consumiendo el mundo], si no reducimos rápidamente las emisiones de los gases que producen el efecto invernadero, sólo en las regiones de los deltas del Nilo y de Bengala las vidas y hogares de 46 millones de personas están amenazados. Tampoco podemos esperar que los gobiernos realicen el cambio que hace falta. A los polí­ticos no les interesa cuestionar los supuestos fundamentales de la sociedad que les ha elegido como dirigentes. Si el 10 % de la población adoptara un enfoque ético de la vida y actuara en consecuencia, el cambio serí­a más significativo que cualquier cambio de gobierno. Las diferencias entre una actitud ética hacia la vida y una actitud egoí­sta son mucho más fundamentales que las diferencias entre la derecha y la izquierda polí­ticas.

Nosotros tenemos que dar el primer paso. Debemos recuperar la idea de llevar una vida ética como una alternativa realista y viable al actual predominio del interés personal materialista. Si, a lo largo de la siguiente década, surge una nueva generación con nuevas prioridades, y si esa generación obra bien en todos los sentidos de la expresión -si su cooperación produjese beneficios recí­procos, si hubiera plenitud y gozo en sus vidas-, entonces la actitud ética se extenderá, y el conflicto entre ética e interés personal habrá sido superado, no sólo mediante razonamientos abstractos, sino adoptando la vida ética como un modo social y ecológicamente posible.

Cualquiera puede formar parte de los grupos crí­ticos que nos ofrecen una oportunidad de mejorar el mundo antes de que sea demasiado tarde. Puede usted replantearse sus objetivos, y preguntarse qué está haciendo con su vida. Si su actual estilo de vida no da la talla al confrontarlo una medida imparcial de valor, puede usted cambiarlo. Eso podrí­a significar dejar su trabajo, vender su casa e ir como voluntario a la India. No obstante, el compromiso de llevar una vida más ética será habitualmente el primer paso de una evolución gradual pero de largo alcance en su estilo de vida y en su modo de pensar sobre su lugar en el mundo. Asumirá usted nuevas causas, y descubrirá que sus objetivos cambian. Si se involucra seriamente con su labor, descubrirá que el dinero y la posición ya no le resultarán tan importantes. Desde su nueva perspectiva, el mundo tendrá un aspecto diferente y descubrirá muchí­simas que vale la pena hacer. No sentirá que su vida es aburrida o carece de plenitud. Y, aún más importante, sabrá que no ha vivido y muerto para nada, porque habrá pasado a formar parte de la gran tradición de aquellos que han reaccionado ante la gran cantidad de dolor y sufrimiento que hay en el mundo y han intentado convertirlo en un lugar mejor.

Peter Singer

Anuncios