Tal vez, y solo tal vez, el comunismo tenga la receta para vivir en una utopía igualitaria, pero al momento de ponerla en practica se encuentra con un montón de variables propias de la sociedad. El comunismo es la forma de reproducción equitativa, donde el Estado es el repartidor de la producción a la sociedad de una forma que satisfaga las necesidades primordiales,  es decir, el comunismo dice que primero hay que tomar el poder y luego emancipar a la gente, instruirla… algo muy parecido a una dictadura, llamemosle del tipo que sea, pero dictadura. Querer ser la vanguardia que guíe a las masas hacia su emancipación porque sólo ellos saben cómo liberarlas, y para el que no le guste y se quiera liberar de ellos, tienen preparado un aparato represor igualito al de los capitalistas y los fascistas.

EL REGIMEN DEL PROLETARIADO! LA DICTADURA DEL PROLETARIADO!

El poder del capital es cambiado por el poder del estado, realmente no tiene mucha diferencia de un estado opresor  o cualquiera de nuestras sociedades vendidas al capital.  Solo existen unas ideas, las de los dirigentes del partido, y un ferreo control de la libertad de expresión. El mismo Marx antes de morir decía que si aquello que los marxistas defendían era marxismo, él no era Marxista. Con esas palabras el mismo quería decir que el comunismo que el había intentado crear debía evolucionar, que ninguna idea es férrea.

Para Marx los proletarios no existen solos o aislados sino en tanto miembros de su clase social y esta clase es juzgada como revolucionaria. Así, los proletarios son el motor de la historia, que viviendo en una sociedad burguesa se transforman en una “Clase de disolución de clases que se debe abolir a si misma para la liberación de la humanidad”. Posteriormente, al darse cuenta que esto era imposible propone, la toma del poder y la dictadura del proletariado para luego liberar a la humanidad por el comunismo.

La historia abunda en ejemplos de organizaciones que han jurado defender la causa del proletariado para luego apuñalarlo por la espalda. Descubrir los falsos amigos que se esconden detrás de las “etiquetas” es vital. Pero no hay que caer en la trampa contraria y creerse los únicos en el mundo, exclusivos de la “verdad revolucionaria”. Los militantes comunistas son actualmente poco numerosos y no hay nada peor que el aislamiento. Los revolucionarios no son competidores los unos respecto a los otros. Las divergencias, los desacuerdos, algunos de ellos profundos, son una fuente de enriquecimiento para la conciencia de toda la clase obrera cuando se discuten abierta y sinceramente. Crear lazos y debatir a escala internacional es una necesidad absoluta.

En 1847 Marx escribe La miseria de la filosofía en la que critica a Proudhon y da inicio al conflicto entre dos corrientes del comunismo que empezaban a definirse en la Asociación Internacional de Trabajadores y cuya división continúa hasta hoy. El principal desacuerdo fue que para Proudhon y Mikhail Bakunin, la revolución sería imposible sin la abolición inmediata del estado, mientras que para Marx y Engels, el Estado podría ser una parte instrumental del proceso revolucionario. Y mientras que Proudhon y Bakunin rechazaban un cualquier proceso autoritario en la revolución, Marx y Engels no lo hacían. Al disolverse la AIT, los simpatizantes de Proudhon y Engels pasaron a llamarse “comunistas libertarios” o “Anarquistas”, para diferenciarse de los marxistas que permanecen usando el nombre de “comunistas”. A partir de ahí esas corrientes se separaron y tomaron rumbos distintos.

Actualmente, los caminos se pierden en la nada, arriba, sobre nuestras cabezas, el capitalismo ahoga los gritos de la revolución.

Una sociedad Anarquista es el ideal, la utópica idea que el hombre justo será capaz de organizarse respetandose sin necesidad de leyes , pastores u opresores… capaz de administrarse y ayudar al prójimo sin necesidad que un dios ni ninguna otra creencia religiosa le sermonee sobre lo que está o no está bien…

Las leyes, la moral, el respeto… debe nacer del individuo y fusionarse con el colectivo…  el poder y el capital nos corrompen, por lo tanto, una dictadura del proletariado, donde unos pocos centralizan, administran y poseen tanto el poder como el capital, acaba por enquistarse, corrompiéndose… aferrándose esos mandatarios a ese poder y no evolucionando hacia la verdadera libertad, por lo tanto el comunismo o más bien esa transición socialista hacia el comunismo, no es válida.

Nos queda mucho por aprender, lo que está bien claro, es que partiendo de la idea que el ser humano no es bueno por naturaleza… El anarquismo no es posible entonces tampoco, sin una limpieza completa de la raza humana(esa está claro no es la solución), algunos nos respetariamos, nos ayudariamos y seriamos mas que capaces de construir y crear desde ya!!!, pero unos muchos entre los que caminan los burgueses y muchisimo proletariado vendido, seguidores de los pastores, o incluso aquellos que anhelan ser pastores, no perderían sus privilegios con facilidad…para eso está la REVOLUCiON…

Pero yo me pregunto… Que hacemos con todos esos que por no perder sus privilegios se oponen tangentemente al anarquismo, como controlamos a todos esos que por su misma naturaleza acabarán corrompiendose, vendiendose???  Hay que reflexionar y conocer el camino a seguir, lo que está claro que no quiero arrodillarme ante ningun tipo de opresor, sea este rojo comunista, perro fascista, o dorado capitalista!!!!

El anarquismo “ha dejado de tener protagonismo en nuestros dias” o “virtualmente ha desaparecido” dentro de la clase trabajadora es porque los anarquistas fueron perseguidos y asesinados tanto por realistas, capitalistas y fascistas como por comunistas, liberales, o socialistas.

Primero hay que educar, emancipar al pueblo para que ellos mismos tomen el poder de si mismos, y la destrucción del Estado para la libre organización. Los partidos políticos marxistas se mantienen dentro de lógicas que favorecen al capital, tratando de hacerle el juego a la Concertacion, y atacando y reprimiendo a todas las voces disidentes dentro de la izquierda. Con militantes en la Jota que lo único que hacen es repetir palabras de libros de Lenin y Marx, olvidándose que la revolución no viene con una receta en un libro de cocina, sino que se construye a través de acciones.

La humanidad debe cambiar su noción de propiedad… bueno, en realidad  eliminarla, o como mínimo disminuirla. No hablamos de ser de una determinada manera solo para que se adapte a MI concepción del mundo, eso es lo que haría un dictador, debería ser una elección, los derechos humanos deben cumplirse TODOS, y no tiene porque anularse un derecho para hacer cumplir el otro. No debería anularse la posibilidad de avanzar tampoco, hablo de condiciones ideales, de como seria mi “utopía”, digamos,  si el mundo no girara en torno al dinero y a la lucha por el poder (económico), entonces lo que yo digo sería más fácil de ser aplicado. Estoy seguro de que la humanidad está evolucionando, pero muy lentamente.. y que si no fuera por el hecho de que probablemente no vamos a tener todo el tiempo del mundo para seguir evolucionando (ya que habríamos de destruir unos cuantos planetas primero), tarde o temprano llegaríamos, inevitablemente a la llamada “utopía” (hoy será una utopía, pero mañana quizás no).

Anuncios