No se ve generalmente en las organizaciones una estructura que se maneje fuera de las jerarquías, aquí unas pocas personas (iluminadas o autoiluminadas,vamos) deciden por sobre otras qué cosas hacer, cómo, dónde, cuándo, de qué manera hacerla, hasta qué hora te debes quedar “ayudándoles”(a quienes se ayuda es a los animales tenemos que tenerlo en claro) sea sosteniendo sus carteles, repartiendo su información, mientras l@s digamos jefes de la asociación se dedican a hablar con la prensa, como si de una división del trabajo se tratara, donde unos ejercen un tipo de tarea y otr@s otro, cual sistema de producción capitalista se tratara.

Lo raro de esto es cuando hay diversos colectivos , centros sociales okupados de corte libertario que no generan una crítica hacia estas organizaciones, es acaso que por el hecho de estas organizaciones difundir el veganismo no se les puede criticar?, tengamos en cuenta que también hay algunas organizaciones que se dicen defender a los animales y son una parva de neo-nazis disfrazados vaya a saber de qué.

Pero quizá es porque no tod@s tendemos a la liberación humana-animal, sino a una parte, y es más fácil ver un árbol que un bosque dentro de esta maraña de organizaciones, donde no se realiza una crítica al sistema capitalista de producción , vaya un@ a saber si ell@s no han tenido que padecerlo para combatirlo, porque el especismo también atañe a las relaciones entre human@s, eso a no olvidarlo por más que lo quieran ocultar o ignorar.

Hay ejemplos sobrados de ver cómo marketinizan lo que hacen, sea en webs, dvd, la prensa , o algunas organizaciones actúan de forma descubierta como criticando o dejando en claro que ell@s no hacen acciones con la cara tapada. Con esto no se pretenten minimizar cuando se salva una vida o más, sino que si no criticamos determinadas formas de actuar, es posible caer en errores tales como el que seas captado únicamente como si fueras un poste para colgar carteles, donde tus ideas no cuentan, ell@s lo tienen preparado todo, no pienses por tú mismo, no organices un colectivo de forma autónoma, no seas creativo,etc,etc.

Aquí algunas de las frases de diversas organizaciones que emiten en sus webs:

Necesitamos activistas que sujeten carteles y repartan folletos informativos.(necesitamos carne de cañón y mano de obra barata o gratis para encumbrarnos en nuestros puestos de salvadores).

Acciones altamente mediáticas.(La sociedad del espectáculo de Guy Debord no esperaba esto!)

Hazte soci@!.(no seas militante, precisamos tu dinero!, trabaja para nosotr@s!)

Confirma tu participación.(no sea que seamos poc@s l@s que sostengamos los carteles, para eso están ustedes).

Alguien que lea esto y haya pasado por dentro de alguna organización similar a la expuesta, es posible que comparta o no, todo va de acuerdo con el ojo que lo miremos, siempre y cuando no estemos cieg@s. El enemigo de los animales es el especismo, el nuestro el capitalismo y sus reproducciones cotidianas, ni muerte entre especies, ni paz entre clases!.

Esto es una opinión, un punto de vista , tratando de abrir el abanico de debate claro.

Es muy común ver en la inmensa mayoría de las organizaciones de derechos animales su incapacidad de romper con la realidad mísera de las relaciones capitalistas. Quizás no lo quieran hacer. Tal vez se sienten bien con su modo de vida -los individuos- de trabajar o estudiar, consumir, divertirse y para sentirse bien ayudar a los animales. Pueden haber muchas razones, pero hay algo innegable que seria bueno que alguna vez tomaran en cuenta: el modo de explotación de los hombres y mujeres y la consecuente mercantilización de la vida humana se traspasa de igual forma a los animales, por tanto no es una conducta propia del ser humano a cambiar por una conducta respetuosa y ajena al especismo, si no, que su erradicación pasa exclusivamente por la superación del CAPITALISMO o cualquier tipo de sistema social y económico que ponga las ganancias, beneficios, poder y lujos por sobre la libertad del individuo. Esto es, la destrucción de la sociedad de clases.

El poder se traspasa desde las altas esferas de la elite social hacia las instituciones y estas lo canalizan a la amplia red de ciudadanos, pero dicho poder significa nuevas relaciones de mandato, de autoridad, de castigo, de vigilancia, de superioridad; en definitiva, ese poder es la aplicación del modelo social. Si es su aplicación, entonces somos cada uno quienes ejercemos y tomamos para si la oportunidad de relacionarnos de dicha forma con el exterior, por ende, hacemos funcionar todo. El problema de los animales no es que se les trate mejor. No es que al caballo lo golpeen hasta el cansancio para que tire de unas cuerdas. No es que se les de alimento en alguna carretera olvidada. No es que exista una legislación que los tipifique como cosas. La pregunta que nos debiésemos hacer es, ¿Qué condiciones hacen posible que ello ocurra? La respuesta es la misma de siempre: La explotación del hombre-mujer-niña-árbol-animal-mar. No se trata tampoco que eso no se haga. Si se puede alimentar a un animal es lógico hacerlo. Pero la mentalización de la problemática es lo que hace miope al movimiento por la liberación animal-humana… Animal y Humana-Humana y Animal.

Plantear la solución del mismo por un ejercicio y/o ampliación de los derechos democráticos es estancar la lucha a los juegos de la democracia de los explotadores, por tanto destinada al fracaso. Si esto es lo mismo que el problema de los sindicatos; mientras el sindicato se estanque en reivindicaciones para asegurar a sus militantes un estándar de vida burgués, la lucha contra el trabajo (Si, CONTRA EL TRABAJO) y la abolición de la condición de asalariados es imposible.

Esto es parte del asunto, terminar con la explotación animal pasa por generar instancias de organización anticapitalistas, que apunten directamente a la destrucción de la mercancía. No hay otro camino..

Roberto Lemes

Anuncios