CONSTRUIR UNA FORMA DE VIDA AL MARGEN DEL SISTEMA ACTUAL.

LAS COOPERATIVAS INTEGRALES.

Las cooperativas integrales se están construyendo como un modelo para subvertir la salvaje realidad que padecemos como sociedad y como parte implicada del sistema de dominación capitalista, gestionado por unos pocos y apoyado y mantenido por el aparato estatal, que es quien le da de comer. Es por tanto una herramienta para construir un contrapoder desde la base, partiendo de la autogestión, la autoorganización y la democracia directa, permitiéndonos transitar de la actual dependencia sobre las estructuras del sistema hacia un escenario de libertad de conciencia plena, libre de autoridad y donde todos y todas nos podamos desarrollar en plenitud e igualdad de condiciones y oportunidades.

No es por tanto una salida para unos pocos, ni una salida parcial, es una propuesta constructiva de desobediencia y autogestión generalizada para reconstruir la sociedad desde abajo (en todos sus ámbitos y de manera integral), recuperando las relaciones humanas y afectivas, de proximidad y basadas en la confianza.

Los principios básicos son los acuerdos mínimos que deberán asumir todos aquellos procesos que interaccionan en el marco de una cooperativa integral. Es asimismo fundamental el respeto a la autonomía y el fortalecimiento de ésta mediante la solidaridad, eliminando la burocracia y fomentando la confianza y el libre albedrío. La participación debe ser totalmente abierta (según el fundamento de la asamblea) y libre (al margen de ser asociad@ o no), y es fundamental que se tomen las decisiones mediante la formula del consenso, para asegurar el respeto a la diversidad de opiniones y posicionamientos a la vez que favorecer la cohesión del grupo para un desarrollo óptimo del proceso.

La mejor forma de autoorganización es aquélla que se configura en red y de forma descentralizada; que es la manera de autoprotección y supervivencia más efectiva que existe. Si alguno de los nodos es agredido desde el exterior o es corrompido desde el interior, la red mantendrá su robustez gracias a las multirecíprocas interconexiones existentes entre los nodos que participan en ella. Cuando decimos nodo nos referimos a cualquier grupo activo en la red que actúa, produce cambios y se interconecta con los demás. La red se compone de diferentes espacios de autoorganización según el territorio que abarcan.

Los proyectos autónomos son iniciativas que realizan una actividad de vida concreta y que se basan en la confianza mutua de todos sus integrantes. Los núcleos de autogestión local o cooperativas integrales locales son espacios de interacción basadas en la proximidad donde iniciativas colectivas y proyectos autónomos interactúan a un nivel alto de confianza. La referencia territorial sería un barrio de una ciudad, un pueblo medio, un conjunto de pequeños pueblos próximos entre si, etc…

Las redes de autogestión biorregional (también llamadas ecoxarxes en Catalunya) son el espacio biorregional o comarcal donde interaccionan los elementos anteriormente mencionados, en igualdad de condiciones. A este nivel se gesta una economía contrahegemónica fomentando el uso de monedas libres o sociales, que sirve para fortalecer la economía de proximidad y las relaciones de confianza. Por último, la cooperativa integral es un marco de referencia y coordinación, desde donde se generan medios colaborativos y colectivos que cualquier proceso anteriormente comentado, que puede escoger y utilizar desde herramientas legales (cooperativas), hasta herramientas telemáticas o informáticas y, especialmente, formas y planes de acción para profundizar en la autosuficiencia y autoorganización.

SISTEMA PÚBLICO COOPERATIVO INTEGRAL

Es importante destacar que el mayor objetivo de una cooperativa integral debe ser el de cubrir las necesidades básicas de todos y todas, mediante la acción colectiva y la autogestión. Algunas de estas necesidades básicas serían la alimentación, la educación, la salud, la vivienda, el transporte y la energía. Es por tanto labor de la cooperativa integral recuperar lo público, entendiendo lo público como bien colectivo, no Estatal ni privado, sino una forma originaria de gestión emanada de la cooperación entre humanos. Esto significa que, por un lado, hay que promover la colectivización de bienes, terrenos, viviendas, y por otro, recuperar la salud y la educación pública, como servicio autogestionado al margen del monopolio doctrinario establecido por el Estado y el capital.

La renta básica cooperativa es el proyecto de generar recursos comunes (monetarios o no) para garantizar las necesidades básicas de las personas que forman parte de una comunidad (y por ende, de la sociedad), dotación de recursos que no podría ser acumulada, ya que su objetivo es cubrir ese bienestar mínimo. Como herramienta de transición, las personas más implicadas en procesos de dinamización pueden ser las primeras en recibir esta renta que el colectivo se encargaría de equilibrar mediante por ejemplo, el trabajo comunitario.

La bolsa de trabajo cooperativa es otra herramienta para que las personas o proyectos que necesitan recursos puedan interaccionar con aquellas otras. Así la relación entre ofertante y demandante será totalmente horizontal y sin intermediarios. Y la remuneración podrá ser tanto monetaria (en euros o moneda social) como no monetaria.

SISTEMA ECONÓMICO INTEGRAL

La economía es, actualmente, un complejo sistema protegido por el Estado y sus tentáculos de control social, lejos del alcance de la gente de a pie, las personas que se interrelacionan a nivel local y las colectividades. Por eso, no es casual que en las facultades de economía no se dedique ni una sola clase a tratar cuestiones de fondo sobre el mundo actual, como son la creación del dinero de la deuda o el control sobre las fluctuaciones en los mercados financieros.

La realidad de las relaciones económicas es mucho más simple y legible para cualquier mente humana. Es por ello que nuestra responsabilidad está en desarrollar herramientas que faciliten las interrelaciones económicas que promuevan la autosuficiencia colectiva y la relación en red.

En estas páginas compartimos propuestas y experiencias en relación a un nuevo sistema público autogestionado, asambleario y basado en lo local, que sería el garante de mantenimiento de las necesidades básicas por delante de cualquier interés particular. Dicho esto, a continuación se dan algunas claves para construir un sistema económico integral de transición capaz de interaccionar con la realidad de la economía capitalista, con el objetivo de abandonarla paso a paso.

LA ECONOMÍA COMUNITARIA

Puesta en común de los recursos para el disfrute colectivo de personas que interaccionan, sin contabilizar el flujo de intercambios. Funciona bajo la reciprocidad espontánea, las relaciones de afinidad, el apoyo mútuo y altos niveles de confianza; sin esperar una compensación a cambio de aquello que se ha compartido.

Algunas ecoaldeas y núcleos repoblados llevan años funcionando con una economía comunitaria de forma que todas las integrantes de la comunidad ponen en común sus ingresos y sus gastos con el objeto de cubrir sus necesidades básicas. Es por ejemplo el caso de Lakabe, en el valle de Artzibar, Euskalherria.

En muchos lugares destacan las tiendas gratis de ropa y todo tipo de bienes de segunda mano, que se dejan y recogen sin ningún tipo de fiscalización. Las cosatecas, como bibliotecas pero para cualquier tipo de cosa, son almacenes colectivos donde cada persona deja lo que sólo usa esporádicamente para que otras personas puedan también usarlo.

Huertos comunitarios, cajas de resistencia, comidas populares gratuitas, son otros de los ejemplos continuos o esporádicos que nos muestran cómo una economía sin mercado no es una utopía sino cada vez más una parte de nuestra realidad.

EL TRUEQUE

Acción no-monetaria de intercambio de bienes, servicios y conocimientos. Un acuerdo verbal directo entre ofertante y demandante que satisface las pretensiones de ambas partes en relación a la equidad del intercambio.

EL TRUEQUE MULTIRECÍPROCO: LAS MONEDAS LIBRES

Las monedas libres, sociales o locales son una herramienta que va más allá de los intercambios directos, facilitando los intercambios multirecíprocos y estableciendo valor a los bienes, servicios y conocimientos que se intercambian. Son además una pieza clave para relocalizar la economía, fomentando las relaciones humanas y económicas de proximidad a nivel local y biorregional. Genera un mercado social abierto sólo a actividades que incorporen criterios éticos, ecológicos y sociales que permiten que todas las personas puedan interaccionar equitativamente y sin agentes intermediarios.

Las monedas libres son una oportunidad para restar hegemonía al capitalismo. Podrían sustituir progresivamente al euro mientras garantizan abundancia, ya que cada individuo es partícipe de la creación de recursos para cubrir las necesidades colectivas, poniendo al servicio de la comunidad sus habilidades y conocimientos.

Una red de intercambio puede ser movida por una pequeña masa crítica (30-40 personas próximas o distantes entre sí serían suficientes) que se asocia a nivel local para impulsar relaciones económicas basadas en la confianza y en la proximidad, sobre un rango de acción biorregional.

Como herramienta de transición. que inevitablemente convive con la economía capitalista, debemos promover un sistema mixto en el que se complementen el sistema LETS y el cambio de moneda. El sistema LETS (Local Exchange Trading System) define las pautas para promover redes de intercambio local en las que no existen intereses sobre los intercambios. La moneda se genera cuando se produce un intercambio (el ofertante suma un saldo positivo equivalente al valor acordado del intercambio y el demandante resta un saldo negativo), permitiendo el saldo negativo según acuerde la red.

En cuanto al cambio de moneda, se suele permitir cambiar moneda oficial (Euro) por moneda libre pero nunca al revés, ya que el camino emprendido es el de restar hegemonía a la economía capitalista.

Además hablamos de la transparencia que requiere esta nueva forma de entender la economía basada en la confianza. Para ello, se utilizan los sistemas virtuales de gestión de redes de intercambio, que no son más que aplicaciones informáticas conectadas a internet y que sirven para el registro de los intercambios.

Se trata de aplicaciones informáticas similares a las que utilizamos en las entidades bancarias para la gestión de nuestras cuentas, con la diferencia que los datos básicos de saldo y movimientos están accesibles a todos los miembros de la red.

Los sistemas que tienen como soporte de intercambio el papel-moneda son frágiles en esencia, ya que además del peligro de las falsificaciones y el coste de la impresión de los billetes, no permiten saber las fluctuaciones que se dan en el sistema, debido a que no sabemos la cantidad de dinero con el que cuenta cada persona.

El CES (Community Exchange System) es un sistema gestor de moneda social (software online) con más de 10 años de historia, impulsado desde Sudáfrica. Cuenta con miles de usuarios y más de 350 redes de intercambio repartidas por todo el mundo. La Cooperativa Integral Catalana y las 18 redes de intercambio biorregionales (Ecoxarxes) existentes hasta la fecha en Catalunya son actuales usuarias e impulsoras del CES. Sin embargo, y a pesar de su potencial, este software tiene algunas carencias que limita su expansión y uso, por lo que ya se trabaja en una versión más intuitiva y ágil que será su siguiente versión: el Integral-CES. Ver http://www.ces.org.za y http://www.integralces.net

LA RELACIÓN TRANSITORIA CON LA ECONOMÍA CAPITALISTA

Construir una economía contrahegemónica es un deber inexcusable si queremos expulsar la economía capitalista de nuestras vidas. Es evidente que para muchos de los proyectos de transición necesitaremos inyecciones de euros para ponerlos en marcha. Hacer uso de los recursos económicos capitalistas de carácter legal (salarios, paro, herencias, becas) puede no ser suficiente, y allí entrará el papel de acciones de desobediencia económica.

Esta es una cuestión sobre la que tenemos que definir nuestra propia estrategia, según el caso. Finalmente, haremos referencia a un medio que puede ser muy útil para impulsar el proceso de transición previamente expuesto: el crowdfunding o microfinanciación colectiva.

El crowdfunding es un sistema de cofinanciación de proyectos e iniciativas mediante la cooperación colectiva, donde cada individuo ejerce de “mecenas” aportando una cantidad monetaria para impulsar dicho proyecto. Su misión principal es potenciar, más allá de recompensas individuales a cambio de donaciones, la creación de bienes comunes impulsando el conocimiento libre. Algunos ejemplos de este tipo de plataformas son http://www.goteo.org o http://www.verkami.com, la cual ha sido utilizada para hacer realidad esta publicación.

FINANZAS ALTERNATIVAS

También podemos contribuir captando recursos económicos de manera colectiva (ahorros o donaciones) y utilizándolos para financiar proyectos autogestionados de base, de diversa índole, que nutran y fortalezcan las relaciones humanas de proximidad, generando herramientas y alternativas para cubrir necesidades básicas desde una perspectiva colectiva.

Con estos objetivos surge una cooperativa de autofinanciación social en red denominada CASX (en catalán, Cooperativa d’Autofinançament Social en Xarxa). Caracteríticas principales de CASX:

Sin intereses. Hablamos de la primera estructura bancaria (en forma de cooperativa de servicios financieros) en el Estado español, que operará sin intereses. Esto significa que los préstamos (créditos) y los depósitos no generarán interés para los participantes, es decir, no se genera dinero del dinero.

Autogestión. Autonomía y promoción de la autoorganización al margen del Estado.

Toma de decisiones. Asambleas y grupos de trabajo abiertos a todos los socios y socias.

Superación de la burocracia. Subvertir la legalidad y anteponer a las personas frente a la burocracia. Los colectivos, proyectos o asambleas que carezcan de una persona jurídica propia (NIF) podrán igualmente participar en el proyecto.

Por lo tanto, este proyecto revolucionario de banca es una herramienta más para profundizar en formas de financiación de base y autogestionadas, eso sí, con una clara voluntad de romper con los obsoletos esquemas capitalistas de rentabilidad económica.

Uno de los objetivos es captar depósitos (ahorros), promoviendo la reducción de la necesidad de tener cuentas bancarias individuales, depositando nuestros ahorros en cuentas colectivas y poniéndolos al servicio de las decisiones asamblearias. Se recogen también donaciones que servirán para hacer sostenible el propio proyecto de financiación y, en definitiva, hacer viable la autogestión.

Son las personas participantes en las asambleas, mediante los grupos o comisiones de trabajo pertinentes -que estudian la viabilidad de los proyectos-, quienes sugieren la financiación de éstos.

En este sistema no hay posibilidad de hacer uso de la reserva fraccionaria, norma sobre la que opera el sistema bancario mundial, prestando dinero que no tiene. Esta práctica ha generado que el 95% del dinero no tenga ningún tipo de respaldo, es decir, no exista. En el primer sistema, los depósitos se clasifican de la siguiente manera: 1/3 son fondos de reserva (nunca se mueven y son la garantía de devolución para los depositantes), otro 1/3 son fondos invertidos en proyectos “seguros” para apoyar iniciativas sociales ya en marcha y el 1/3 restante sirve para impulsar proyectos autogestionados de base.

En el caso que un proyecto financiado resultara fallido, existirían diversos mecanismos para compensarlo: a través de diferentes formas de donaciones y/o acordando una vía alternativa de retorno con las personas responsables del proyecto. En este sentido CASX, ya incorpora desde origen la posibilidad de aceptar monedas sociales, bienes y servicios como forma de devolución de un crédito. Más información en http://www.casx.cat

En cuanto a cooperativas financieras éticas con intereses, encontramos realidades consolidadas como la de Fiare y Coop57.

Coop57, es una cooperativa de servicios financieros que se creó en Catalunya en los años 90 y que a partir del 2005 empezó a extenderse por todo el Estado español. Actualmente existe también en Aragón, Madrid, Andalucía y Galicia. Recoge ahorros de personas y entidades, para destinarlos a proyectos cooperativos e iniciativas sociales. Es una realidad totalmente consolidada que actualmente dispone de depósitos por más de 9 millones de euros y financia más de un centenar de entidades al año. Su estructura se financia a través de los intereses que pagan los proyectos financiados. Más información en http://www.coop57.coop

Fiare, es el proyecto de crear una cooperativa de crédito ética, es decir, una entidad financiera validada por los bancos centrales, y con capacidad de crear a largo plazo cuentas corrientes. En la actualidad y hasta que no se convierta en una cooperativa de crédito, el proyecto Fiare, funciona ya a nivel estatal y ofrece cuentas vinculadas a la Banca Populare Ética Italiana. Se trata de cuentas de ahorro sólo disponibles a entidades jurídicas; pueden operar pero tienen la limitación de que están en Italia. Con estos ahorros, se financian proyectos cooperativos de diversa índole; incluidas hipotecas para fincas cooperativas. Actualmente ya gestiona depósitos por valor de 26 millones de euros; y tiene un capital social de más de 2 millones. Más información en http://www.proyectofiare.com

Así pues, es necesario asumir la relación con la economía capitalista como una relación en transición, como parte de un camino a recorrer que, inevitablemente, debe partir del orden de cosas presentes para llegar a generar a largo plazo otra economía fuera de lo establecido.

En este contexto, la profundización en la economía comunitaria, el trueque, las monedas sociales y movimiento de euros hacia proyectos autogestionados, tienen que entenderse como ejes complementarios de una misma estrategia de transición.

LOS NÚCLEOS DE AUTOGESTIÓN LOCAL

Entendemos por autogestión local una forma de tomar el control de nuestras vidas, dotando a nuestros barrios y pueblos de infraestructuras que permitan el desarrollo estable de proyectos sociales organizados desde abajo. Esto sirve para romper con nuestra actual dependencia de los precarios sistemas de prestación social pública o privada, dominadas por el Estado y el mercado.

Es en el ámbito local donde podemos contar con mayor capacidad para extender el proceso autogestionario. No en vano es en lo cotidiano donde nos encontramos con nuestros vecinos y vecinas y con los problemas habituales que compartimos.

Se trata de empoderarnos, de construir iniciativas autogestionadas integrales desde la proximidad. A través de estos proyectos, las vecinas y vecinos recuperamos el apoyo mútuo y regeneramos la comunidad como forma de solución a los problemas básicos de nuestra vida personal y colectiva.

Existen diversas experiencias y propuestas de acción que tienen en común la posibilidad de ser aplicadas en nuestro barrio o pueblo. Si somos capaces de ponerlas en común, podremos contar con todo un sistema integral de autorganización social. Enumeramos algunas de estas propuestas:

Relaciones vecinales de comunidad, apoyo mútuo y cooperación.

Centros sociales, tiendas gratis, cosatecas, bibliotecas sociales, etc…

Intercambio (trueque) de bienes, servicios y conocimientos, monedas sociales, mercado social con participación de comercios y profesionales locales.

Oficinas de desobediencia económica, insumisión fiscal y autorganización de deudoras.

Crowdfunding (microfinanciación colectiva) y cooperativas de crédito sin intereses. Autogestión fiscal.

Bolsa de trabajo y apoyo a la creación de proyectos de autoempleo.

Oficina de vivienda y banco de recursos de inmuebles disponibles.

Cooperativa de vivienda social.

Centro público de salud autogestionado. Facilitadoras de salud.

Oficina de Educación y espacios de aprendizaje colectivo.

Despensas (espacios de abastecimiento e intercambio), grupos de consumo, tiendas de productos ecológicos.

Medios de comunicación comunitarios.

Laboratorios de ecofabricación, reparaciones y maquinaria libre.

Talleres de autoproducción energética.

Grupos de afinidad de activistas.

Asambleas populares.

Así pues, los núcleos de autogestión local serían el primer espacio de aplicación práctica del proyecto de las cooperativas integrales. Es decir el ámbito donde se combinan las diversas iniciativas de transición, especialmente las relacionadas con las necesidades básicas, para generar una forma de vida basada en la generalización de la autogestión.

CONCLUSIONES Y CONTINUIDAD

Las propuestas que puedes encontrar en esta publicación, como son la iniciativa Derecho de Rebelión, las diversas herramientas de desobediencia económica, las cooperativas integrales y todos los elementos que forman parte del camino en que vamos dejando atrás un modelo de sociedad para entrar en otro modelo nuevo que vamos construyendo, constituyen sin duda un modelo holístico de transición y empoderamiento social frente al modelo capitalista depredador que vivimos.

En el fondo se trata de generar unas nuevas relaciones económicas, unas nuevas relaciones sociales, nueva confianza, nuevos derechos. De sustituir las leyes, las privaciones y la represión del sistema capitalista por la libertad y la confianza que encontraremos participando de la nueva ecosociedad.

Aunque nos parezca un objetivo muy ambicioso y quizás alejado de nuestra realidad cotidiana, la gran mayoría de propuestas reflejadas en este manual YA SE ESTÁN HACIENDO, podemos participar de muchas maneras, hacer que se extiendan y llegar a implicarnos de forma gradual. Sin duda hay acciones que pueden ser un primer paso; algo que cualquier persona puede hacer, como cerrar una cuenta bancaria para poner sus ahorros en un proyecto de finanzas solidarias o realizar insumisión fiscal de un porcentaje concreto que no le implique romper con el sistema del que aún participa.

Podemos hacernos responsables de nuestra participación en la sociedad aportando una cantidad de dinero proporcional a nuestros ingresos a un proyecto autogestionado que esté generando un nuevo servicio público desde abajo, sin necesidad de realizar un vuelco a nuestra vida para ello.

Para compartir conocimientos en el camino, ponemos en circulación este Manual de Desobediencia Económica. Un manual que, sin duda, deberemos ir actualizando anualmente, a medida que nuevos y mayores conocimientos sean puestos en común.

Y para alimentar un proceso mediante el cual la desobediencia económica se extienda, año a año, de lugar en lugar, en estos momentos diversas oficinas de desobediencia económica están floreciendo en varias ciudades del Estado español. Esperamos también que la idea se siga extendiendo más allá…

Las oficinas de desobediencia económica son espacios donde se reunen personas con intenciones o necesidades de desobedecer en algún ámbito de sus economías, ponen en común sus dudas y conocimientos sobre cosas como los mecanismos para hacer insumisión fiscal en la declaración de renta o construir una sociedad al margen de la economía imperante. Los podemos percibir, pues, como espacios de aprendizaje colectivo donde, mediante el apoyo mútuo y la cooperación, los y las participantes puedan realizar nuevos pasos para empoderarse en su vida personal y colectiva.

Trabajaremos con todas nuestras fuerzas para que en éste, el año de la gran estafa fiscal por parte del Estado español, la respuesta de la insumisión fiscal a la declaración de renta, aparezca con una fuerza especial; para ello esperamos que este Manual, las Oficinas, y todos los canales de difusión por las que circulen estas herramientas puedan ser suficientes.

De momento, lo que está claro, es que esta información ha llegado a tus manos, y ahora participar y ampliar la difusión depende de ti.

Iniciativa Derecho de Rebelión, abril de 2012.

RECURSOS PARA AMPLIAR INFORMACION

Sobre la objeción fiscal: http://www.autogestionaos.net/manualobjecionfiscal

En relación al no pago de deudas en general, la comunidad de morosos puede ser un espacio donde aclarar dudas concretas: http://www.sincapitalismo.net/morosos

En cuanto al no pago de hipotecas, la plataforma de afectados por la hipoteca (PAH): http://www.afectadosporlahipoteca.com

Manual para expropiar dinero a las entidades bancarias: http://www.autogestionaos.net/manualexpropiacionbancaria

Manual antirepresivo: http://www.autogestionaos.net/GuiaAntirrepresiva

Código penal español: es.wikipedia.org/wiki/Codigo_Penal_de_España

Los delitos económicos aparecen en:
Título XIII: Delitos constra el patrimonio y contra el orden socioeconómico.
Título XIV: Delitos contra la Hacienda pública y contra la seguridad social.

Código Civil español: es.wikipedia.org/wiki/Codigo_Civil_de_España

Cualquier otra ley y sus actualizaciones podemos encontrarlas en: http://www.boe.es (Consultas Legislación consolidada)

Y los recursos propios de Derecho de rebelion:
Web principal / adhesiones / Oficinas desobedientes / campaña insumisión fiscal y proyectos autogestionados: http://www.derechoderebelion.net

Anuncios