Píensalo bien antes de tomar la dosis. Infórmate acerca de todos los riesgos que conllevan las vacunas debido a sus ingredientes tóxicos y cancerígenos.

Infórmate acerca de todos los posibles efectos y daños que pueden producir a corto y a largo plazo.

¿Es posible que los ingredientes tóxicos de las vacunas contribuyen al aumento de cancer mundial?

– A principios de 1900 de cada 25 personas 1 tenía cáncer, en 1950 1 de cada  5.

– En la actualidad 1 de cada 3* (*Cifras de EEUU – Ejemplo representativo de la sociedad moderna)

¿Por que deberías pedir las pruebas científicas?

¡Por que no las tienen! ¡Nadie las tiene!

Llamamos a esto fabricación de estadísticas o manipulación de números en la pantalla de un ordenador. Y tienen mucha experiencia utilizando softwares muy sofisticados.

¿Las vacunas han sido realmente diseñadas para prevenir y eliminar enfermedades, o lo que en realidad hacen es aumentar su tasa, haciéndonos más dependientes de las drogas y de tratamientos? ¿Que somos, una unidad económica a la que hay que explotar?

Es interesante saber que en cuanto dejais vuestra responsabilidad en manos de otros, lo mismo hace el médico, enfermera o cualquier otro oficial sanitario, relegan su responsabilidad a las autoridades sanitarias locales. Ellos, a su vez al ministerio de salud,  el ministerio de salud a la organización mundial de la salud. Estos últimos tienen intereses creados y conexiones en la industria farmacéutica y están muy felices de aceptar todas las responsabilidades ya que hacen las estadísticas del control de la ciencia médica y medios de comunicación.

«Estoy apenado de que nuestra clientela se reduzca a los enfermos. Si nos dedicáramos a producir medicamentos para las personas sanas, podríamos vender nuestros productos a todo el mundo», decía en 1976 Henri Gadsden, antiguo director general de los laboratorios Merck.

Merck y Co. han invertido grandes sumas para que Estados Unidos obligen tomar la vacuna Gardasil a las jovenes a partir de los once años por el HPV transmitido sexualmente compitiendo con su rival GlaxoSmithKline’s con la vacuna Cervarix.

El Gardasil contiene 0,225 mg de aluminio, y conocemos los efectos del aluminio en el cerebro, contiene polisorbato 80 que deja estériles a los ratones y que es sospechoso de ser carcinógeno y mutágeno, y borato de sodio, que ya no se utiliza en las preparaciones medicinales porque esta considerado como un veneno.

Comercializado por Sanofi Pasteur MSD, el Gardasil es fabricado por Merck, que fue condenado por injuria agravada en el caso del Vioxx, el cual tuvo una publicidad idéntica a la del Gardasil antes de ser retirado del mercado a causa de 140. 000 accidentes de los cuales 55. 000 defunciones solo en Estados Unidos. El laboratorio Astra Zeneca es propietario de sustancias utilizadas y remuneradas en la fabricación de las vacunas Gardasil (Sanofi Pasteur MSD) y Cervarix (GlaxoSmithKlina), comercializados a escala mundial, ganando 236 millones de dólares de royalties en 2007, de parte de Merck, Sanofi Pasteur MSD y CSL.

¿Qué contienen las vacunas? mercurio, aluminio, formaldehido, anticongelantes, ADN animal, células de feto humano, residuos manufacturados añadidos a patógenos específicos, timerosal, antibióticos, albúmina de serum humano, proteína de huevo, gelatina. Un extraordinario “cocktail” dedicado con todo el cariño de las empresas farmacéuticas a la infancia!!! El número de vacunas recomendadas para la infancia, a pesar de que muchas se han erradicado de la sociedad, sólo va en aumento. Actualmente el sistema de salud está recomendando vacunaciones para todos los niños contra todo. Durante la primera mitad de siglo XX tenía algo de sentido que se ampliara la campaña de vacunación contra la difteria o la tuberculosis, enfermedades que estaban matando a miles de niños cada año. Pero hoy en día, la “moda” médica es recomendar inmunización para enfermedades que son relativamente inofensivas o algo serias pero muy raras, sin considerar los propios peligros de las vacunas inoculadas en sistemas inmunitarios de los niños que aun están por formarse.

El peligro de las vacunas es extraordinario. Se ha relacionado las vacunas con varias enfermedades:

Autismo; un número creciente de médicos creen que los programas crecientes de vacunación infantil son una de las causas más importantes que explican la epidemia actual de autismo, en niños que nacieron perfectamente sanos. Diabetes infantil; se ha probado que las vacunas causan diabetes insulino-dependiente y muchas personas en varios países están pidiendo a la administración compensaciones económicas para esta vacuna que les produjo una enfermedad tan grave y definitiva como la diabetes. Asma, enfermedades respiratorias y alergias. Incremento de casos de enfermedades del neurodesarrollo infantil, como consecuencia de la ampliación de los esquemas de inmunización.

Se revisó la información científica, relacionando el timerosal y las evidencias que permitan evaluar una posible asociación causal, con estudios epidemiológicos, ecológicos, biomoleculares y toxicológicos, de bioseguridad, toxicológicos fetales y sobre salud reproductiva. Se encontró múltiples asociaciones entre la exposición a timerosal y las enfermedades del neurodesarrollo infantil. Tal neurotoxicidad ocurre en los infantes y fetos de gestantes vacunadas por dosis acumulativa de mercurio. Las diversas evidencias implican al timerosal como el agente causante, agravante o disparador de las enfermedades del neurodesarrollo infantil. La toxicidad del mercurio obligó al retiro progresivo del timerosal de los medicamentos. Lamentablemente, en las vacunas, ha habido una sustancial demora en la demostración de su impacto negativo.

La acumulación del metal pesado en el cuerpo (hasta 22 dosis de vacunas llegan a recibir niños que no han cumplido los 16 años) puede llegar a afectar gravemente al sistema nervioso central (problemas locomotores, pérdida de la capacidad de concentración, de las medidas de espacio y tiempo…).

Los defensores a ultranza de las vacunas suelen mostrar sus tablas de datos mostrando estadísticas de antes y después de los períodos de vacunación de tal o cual enfermedad. Sin embargo esas estadísticas, como suele ocurrir, son engañosas. Las enfermedades que más mortalidad infantil causaban a principios del siglos XX comenzaron a desaparecer ANTES de que fueran introducidas las campañas de vacunación por razones tan evidentes y claras como que mejoró sustancialmente la alimentación, disminuyó la desnutrición, se mejoró sustancialmente la higiene y se instalaron en los grandes núcleos y poblaciones sistemas de canalización que disminuyeron notablemente las enfermedades infecciosas.

¿Acaso las enfermedades infecciosas han disminuido en Africa por haber introducido campañas de vacunación? Evidentemente no.

¿Cuál es el objetivo de las autoridades mundiales en destruir la salud de personas, tanto en los países industrializados como en el Tercer Mundo? La vacunación es cotosa y representa un costo de mil millones de dólares anualmente. Por consiguiente, beneficia a la industria; más notablemente a los fabricantes multinacionales. Uno vende las vacunas. El otro entonces proporciona el arsenal de medicaciones para responder a las numerosas complicaciones que siguen. Sus ganancias aumentan mientras nuestros gastos se van hacia el techo.

La vacunación agota el sistema inmunológico, el mecanismo de defensa del cuerpo. Repito, la vacunación agota el sistema inmunológico. Da un falso sentido de seguridad y, haciendo esto, se abre ampliamente la puerta a toda clase de enfermedades. Notablemente, para aquellos relacionados al SIDA, que sólo puede desarrollarse en tierra fértil, donde el sistema inmunológico ha sido perturbado.

¿Qué mejor manera de desestabilizar un país que desarmar a sus habitantes, y reforzar la policía y el control militar? Las autoridades sutilmente crean situaciones de pánico y miedo entre la población quien, a su vez, hace necesario el refuerzo de medidas de protección, incluyendo, prohibir a los ciudadanos poseer armas. Las autoridades vienen entonces como salvadores y fortalecen su control. Es cierto que para imponer un solo ejército mundial, primero se debe desarmar a los ciudadanos de cada país. Uno debe, por consiguiente, crear violencia, si han de lograr este desarme, particularmente en los Estados Unidos, donde el derecho para portar armas está garantizado por la Constitución.

La vacunación anima la dependencia médica y refuerza la creencia en la ineficacia del cuerpo. Crea personas que permanentemente necesiten ayuda. Reemplaza la confianza que uno tiene en a sí mismo con una confianza ciega en otros, fuera de nosotros mismos. Conduce a la pérdida de la dignidad personal, además de hacernos financieramente dependientes. Nos conduce al círculo vicioso de la enfermedad (miedo – pobreza – sumisión) y, de esta manera, asegura la sumisión de la manada para dominar bien y explotarla. Y luego los lleva al matadero. Para destazarlos. La vacunación también anima la dependencia moral y financiera de los países del Tercer Mundo. Perpetúa el mando social y económico de países Occidentales sobre ellos.

La vacunación le pone un camuflaje a los verdaderos problemas socio-políticos de pobreza, algo debido a la explotación por otros, y resulta en pseudo-soluciones tecno-científicas que son muy complicadas, y la vacunación desvía fondos que deberían usarse para ayudar a mejorar las condiciones de vida, y canalizarlas a través de los bancos de las multinacionales. Es tan sofisticado que los pacientes no pueden entender. Además, la brecha se ensancha entre el dominante rico y el pobre explotado.

La vacunación diezma las poblaciones. Drásticamente en Países del Tercer Mundo. Crónicamente en los países industrializados. A este respecto, Robert McNamara, el ex-Presidente del Banco Mundial, anterior Secretario de Estado en los Estados Unidos, quienes ordenaron el bombardeo masivo de Vietnam y miembro del Programa Extendido de Inmunización, hizo algunos muy interesantes comentarios. Como ha sido reportado por una publicación francesa, “j’ai tout compris” (usted comprende), él ha sido citado afirmando:

“Uno debe tomar medidas draconianas de reducción demográfica contra la voluntad de las poblaciones. Reduciendo la tasa de nacimientos ha demostrado ser imposible o insuficiente. Por consiguiente, se debe aumentar la tasa de mortalidad. ¿Cómo? Por medios naturales. El hambre y la enfermedad “. (Traducción)

La vacunación permite la selección de poblaciones a ser diezmadas. Facilita el genocidio del blanco. Permite matar a las personas de cierta raza, cierto grupo, cierto país.Y dejar a otros intactos. En el nombre de la salud y el bienestar, por supuesto.


En 1967, en Marburg, Alemania, siete investigadores, trabajando con monos verdes africanos, murieron de una fiebre hemorrágica desconocida. En 1969, por casualidad, la misma enfermedad mató a mil personas en Uganda. En 1976, una nueva fiebre hemorrágica desconocida mató en el sur de Sudán. Lueto en Zaire. Es notorio que desde l968, virologistas (especialistas en virus) han instalado su sofisticado equipo en ciertos hospitales en Zaire. En una audiencia de la CIA, el Dr. Gotlieb, un cancerólogo, admitió haber dispersado, en 1960, una gran cantidad de virus en el Río Congo (en Zaire) para contaminarlo y contaminar a todas las personas que usaban el río como fuente de agua. ¡El Dr. Gotlieb fue nombrado para encabezar el Instituto Nacional de Cáncer!

Una enfermedad similar al SIDA ha matado a 60,000 personas en el sur de Sudán. Ellos llaman la enfermedad, el asesino. Familias, pueblos enteros, han desaparecido. Esta enfermedad, el Kalaazar, toma la forma de una fiebre y pérdida de peso. Los síntomas son iguales a aquellos del SIDA. El sistema inmunológico es deficiente y uno se muere de otras infecciones. La vacunación sirve como una forma de experimentación, para probar nuevos productos en grandes muestras de poblaciones. Bajo la guisa de la salud y el bienestar de la población, las personas son vacunadas contra pseudo-epidemias con productos que quieren estudiar. La vacuna de la hepatitis B parece ser la opción de las autoridades para lograr esta meta. Todavía, esta vacuna es manufacturada por un proceso de manipulación genética. Y es mucho más peligroso que la vacuna tradicional, porque se inocula en células del cuerpo que son extrañas a su código genético.

Es más; esta vacuna es producida de un virus cultivado en los ovarios de marmotas chinas. ¡Solo podemos imaginar cómo se verán futuras generaciones! Pero hay más. También han sido reportadas de causar cáncer en el hígado. A pesar de todo eso, disfruta de gran popularidad entre las autoridades, que lo imponen primero en todos aquéllos que trabajan en el campo de la salud y luego en el resto de la población.

En 1988, el Embajador de Senegal dio una entrevista en la radio informando sobre los destrozos del SIDA, en su país, donde pueblos enteros estaban siendo diezmados. Unos años antes, equipos científicos y médicos habían venido a vacunar a sus habitantes contra la hepatitis B. Y en 1980, en aquellos en San Francisco, Los Angeles, Denver, Chicago, y San Louis. Oficialmente, esta “nueva vacuna” era contra la hepatitis B y, como sabemos ahora, causó que muchos de ellos murieran de SIDA. Sonó el “principio oficial” de la epidemia del SIDA en 1981. El programa de la vacunación de homosexuales contra la hepatitis B fue llevada a cabo por San O.M.S. y el Instituto Nacional de Salud.

Hay informes de colaboración entre estas dos organizaciones en 1970 para estudiar las consecuencias de ciertos virus y bacterias presentadas a los niños durante las campañas de la vacunación.

En 1972, ellos transformaron este estudio para enfocarse en los virus que provocaron una gota en el mecanismo inmune. Wolf Szmuness dirigió los experimentos anti-hepatitis B emprendidos en Nueva York. Él tenía vínculos muy cercanos con el Centro de Sangre, donde él tenía su laboratorio, el Instituto Nacional de Salud, el Instituto Nacional de Cáncer, el FDA., la O.M.S., y las Escuelas de Salud Pública de Cornell, Yale, y Harvard. En 1994 se emprendió una inmensa campaña de vacunación contra la hepatitis B en Canadá. Es ambos lugares fue inútil, peligroso y costoso.

Las vacunaciones permiten que los estudios epidemiológicos de poblaciones recojan datos sobre la resistencia de diversos grupos étnicos a diversas enfermedades. Permite estudiar las reacciones de los sistemas inmunológicos de grandes números de la población a un antígeno (virus, microbio) inyectado por la vacunación. Si está dentro del marco de la lucha contra una enfermedad existente, o de una que ha sido provocada..

En nombre de la defensa de nuestros países, nosotros fabricamos la más asesina de las armas.

La guerra; ya sea biológica o no, es guerra. Y las armas matan.

La guerra biológica es un negocio gigante.

Financiado, en gran parte CON NUESTROS FONDOS, a través del ejército, investigaciones, y nuestras donaciones.

También está financiado, y sin nuestro conocimiento, CON NUESTRAS VIDAS.

Aquéllas de nuestros niños y de millones de inocentes que han sido sacrificados.

Anuncios