No nos vengan con que sin EL TRABAJO no hay sociedad posible.

Nosotras “trabajamos”, hacemos cosas, pero de una forma que aterroriza a sindicatos, que escapa a su CONTROL, que abre caminos a la improvisación y al juego, que surge de la espontaneidad, y, por lo tanto, en vez de amargos pensamientos y de sumisión a la rutina, provoca excitación y placer, dos palabras a las que nadie en su sano juicio podría relacionar con el trabajo asalariado.

Y es que no es ridículo levantarse a las 6 de la mañana?

Veámoslo de otro modo. Dicen que si la gente dejara de trabajar, la sociedad se derrumbaría. A lo que nosotros nos cuestionamos: no provocaría eso algo de novedad y diversión a nuestras vidas?

Nos moriríamos de hambre, esperando a que alguien nos alimentara? O, quizá, de una vez por todas, haríamos lo necesario para VIVIR?

Está claro que para poder llegar donde deseamos habría que cambiar radicalmente muchas cosas. Un cambio moderado no tiene sentido. Aberraciones como ciudades gigantescas, producción de “bienes” inútiles, vidas planificadas de principio a fin y turismo de dos semanas al año, deben dejar de existir.

No queremos “ganarnos la vida”. Ya estamos vivos!

No hemos de ganar nada, ni tampoco otros han de perder nada. De todos modos, qué significa eso? Si yo ayudo a otra gente a construir una casa por el placer y la satisfacción de hacerlo, soy un vago de clase y un parásito social por la simple razón de que no cobro un sueldo ni trabaje en una empresa? O lo soy porque quizá un día no me apetezca “ir a trabajar”? O un loco porque otro día estaré 15 horas con esa faena?

Pensemos acerca de esto: el trabajo no nos condiciona únicamente las 8, 10 o 12 horas que trabajamos y morimos al día. Condiciona además todos nuestros horarios, el tiempo libre, desplazamientos, relaciones forzosas con gente que odiamos, métodos y ritmos de hacer las cosas, tensión, supremo aburrimiento, créditos para llegar a fin de mes, ASCO de vivir.

Creemos firmemente que todas y cada una de nosotras tenemos dentro, por el mero hecho de estar vivas, un espíritu de rebeldía contra lo que no nos gusta, una semilla de aventura y de coraje para romper cualquier valla que intente limitarnos.

No creemos que esta liberación surja de textos teóricos, de discursos, de actos repetitivos y previsibles como el 1 de mayo. Hoy, vemos como todas las organizaciones desde las de extrema izquierda a las de extrema derecha, en todo su abanico de grupos, buscan soluciones al “problema” de los trabajadores, sin cuestionar para qué se está trabajando y qué es el trabajo, qué quieren los parados, etc… Todos adoran al Dios Trabajo.

Luchan por trabajar 4 horas menos a la semana, por ganar un 5% más sin tener en cuenta que eso provocará un 10% en los precios.

Qué mierdas son 4 horas más de “tiempo libre” a la semana? Para ver más televisión, para pensar en cuánto odias tu trabajo, para lamentarte de todo el tiempo que no aprovechaste. Ah! Pero todo tiene una recompensa, dicen algunos, cuando te jubilas…

Después de vértelas 40-50 años con sueldos bajos, jefes que ni siquiera te saludan, créditos bancarios, despertares forzosos que te arrancan de los cálidos brazos de tu amante, de su perfume, amaneceres gélidos, empujones y malhumores a la hora de subir al autobús…si, después de todo eso, la jubilación! Quizá te queden 10 años para hacer “todo lo que siempre quise hacer” (ei es que lo sabes). Eso en el caso de que vivas en un país con subsidios de jubilación o de vivir en lugares con atención sanitaria, que no son todos.

Así que el panorama no es bello, verdad?

Mucha gente ha decidido tomar las riendas de su vida, decidido enviar a la mierda a sus jefes, y ha intentado vivir en vez de extinguirse lentamente. No vamos a decirte que has de hacer, cómo y porqué. No vivimos de dar sabios consejos a la gente, no somos una organización y no tenemos ni queremos afiliados, sólo personas vivas. Simplemente ofrecemos una de las miles de alternativas posibles para hacer de la vida algo excitante de nuevo.

Comunicado presentado en Valparaíso, Chile, a centenares de sindicalistas aburridos en un 1 de Mayo soleado.

//

Anuncios