primeros-pasos

 

Juanito ‘el Bobon’ fue enviado por el espíritu santo a la tierra, el elegido, el divino monarca. Juanito tuvo tres hermanos, Pilar, Margarita, y Alfonso ‘el senequita’, que comparándolo con Juanito era hasta inteligente, nada extraordinario dado el caso, pues hablar de esta familia es hablar de vagos maleantes, y retrasados mentales, una estirpe de bobos que desde su majestuoso templo observan sonrientes la miseria de “su pueblo”.

Alfonso era el favorito de su padre (Don Juan), había salido a el, mientras que Juanito se parecía más a su madre. Muchos creen que si no se hubiera muerto, Alfonso habría sido escogido por Don Juan para sucederle, por la misma razón que el militar, dictador y genocida, Francisco Franco Bahamonde, se había fijado en Juanito porque lo consideraba más manejable, justo en la línea de lo que necesitaba para dar continuidad al Régimen.

Un Jueves Santo de 1956,  Alfonso moría a los 14 años de edad, Juanito tenía 18 cuando le disparó a la cabeza “accidentalmente” un tiro a su hermano, la muerte de Alfonso fue inmediata. Pese a la normativa legal imperante en todos los países civilizados del mundo ante un asunto de esta naturaleza, la policía judicial no acudió al lugar a levantar el oportuno atestado y buscar pruebas que aclararan lo sucedido, ni ningún juez, para proceder al levantamiento del cadáver y ordenar el inicio de las oportunas indagaciones, nadie investigo nada.

El arma que soluciono drasticamente el problema de la sucesión fue una pequeña pistola semiautomática marca Star, calibre 6, 35 mms. Un arma de esas características (sobre todo en las de pequeño calibre), una vez disparada es muy difícil que el proyectil, se aloje en la cabeza de una persona causándole la muerte o daños irreparables si previamente el arma no ha sido apuntada con precisión a ese blanco humano ya que el número de posibles líneas de tiro es infinito.

Pistola_Star,_modelo_CO,_calibre_6,35

Imaginemos que vamos a disparar con este tipo de arma:

1º.- Introducir los cartuchos en el cargador.

2º.- Colocamos el cargador en su alojamiento de la empuñadura.

3º.- Montamos el arma desplazando el carro hacia atrás y hacia delante para que el primer cartucho entre en la recámara.

4º.- Desactivamos el seguro o seguros (normalmente dos o tres) de los que dispone.

5º.- Apuntamos el arma con precisión y sujetandola con fuerza si se quiere dar en el blanco puesto que el retroceso del cañón dificulta mucho el éxito del disparo.

6º.- Apretamos con fuerza el disparador el gatillo venciendo las dos resistencias sucesivas que presenta para lograr finalmente que el disparo se efectúe.

La pequeña pistola Star en poder del entonces cadete Juanito alguien tuvo que cargarla, montarla, desactivar los seguros de que disponía (salvo que hubiera sido manipulada), apuntarla a la cabeza del infante Alfonso y, por último, apretar el disparador con suficiente fuerza y determinación para  vencer el muelle del que está dotado y que presenta dos resistencias o pasos sucesivos para que, al final del segundo, se produzca el golpe del percutor sobre el fulminante del cartucho y con ello el disparo.

No conviene olvidar, que Juanito con 18 años cumplidos era un cadete de la Academia General Militar, con seis meses de instrucción académica (que incluye todo tipo de ejercicios de fuego real con armas de guerra mucho más sofisticadas que una simple pistola de 6,35 mms) y otros seis de instrucción premilitar.

pes_384582

¿La muerte de Alfonso se debe a un un disparo accidental?

Yo no me lo creo, es difícil saber que es lo que ocurrió realmente, solo hay silencio, mentiras… incluso se hace dificil encontrar una foto de Alfonso, todo esta envuelto en una oscuridad, en la que la luz de la verdad tal vez jamas brillara.

Juanito asistió al entierro de su hermano sin dar especiales muestras de tristeza, estaba ausente y como con ganas de que todo terminara cuanto antes. Pasadas pocas semanas, Juanito se dedico sábados, domingos y fiestas de guardar a la más pura y descabalada “dolce vita”. 

Durante muchos años a existido un pacto de silencio con la familia real. Todos los medios de comunicación y la Iglesia Católica, aún sabedores de las lujuriosas fiestas, las cacerías y negocios del monarca, permanecieron sordos y mudos en aras a no dañar la imagen del monarca y su familia. Juanito a sido y es, un mujeriego en serie que seguramente no ha compartido cama con su mujer desde hace 35 años. 

Regatas, yates, viajes, fiestas, putas, cacerías, bodas a “lo persa”… la verdadera vida de un Bobón del xiglo XXI. Ni trabaja, ni produce, y en el nombre del genocida-dictador-fascista-colonizador Francisco Franco, del hijo y del espíritu santo, desde roma a España el monarca vino a reinar, sobre un pueblo soberano, que tras cuarenta años y a base de palos, la historia supo olvidar. Dios salve al rey, dios salve al rey, que lo lleve al cielo junto al franquismo que le dio el poder.

Juanito ‘el Bobón’ es el vil autogolpista, el fratricida confeso, el traidor… que pacta con el Departamento de Estado norteamericano, y  entrega a Marruecos la antigua provincia española del Sahara Occidental, corresponsable de las más de tres mil víctimas saharauis cometidas por el rey alauí, Hassan II. 

Juanito ‘el Bobón, el rey franquista, que mirando cara al sol se protege con la larga mano del genocida, con la herencia de la escoria del régimen, con la Carta Magna hecha a su medida, haciéndole divino e inviolable. 

La impunidad casi absoluta de la que goza la familia ‘Bobon’ para apropiarse de millones de euros de “su pueblo”, con la colaboración  de las podridas administraciones públicas, hace que Juanito sea dueño de una descomunal fortuna. Despreciable familia esta, que riega sus orgías con Vega Sicilia, en palacios y lujosas residencias veraniegas, derrochando el escaso dinero de sus engañados súbditos. 

untitled55

Juanito ‘el Bobón’ es inviolable y no está sujeto a responsabilidad. La ley es para todos y todos somos igual… jajaja. 

La verdad es que la vida, tan abundante en leyes, es poco dada a la justicia. 

Que todos los ciudadanos somos iguales ante la ley es una frase tan falsa como la familia real.

Real Decreto de 14 de septiembre de 1882, aprobatorio de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Artículo 410.

Todos los que residan en territorio español, nacionales o extranjeros, que no estén impedidos, tendrán obligación de concurrir al llamamiento judicial para declarar cuanto supieren sobre lo que les fuere preguntado si para ello se les cita con las formalidades prescritas en la Ley.

Artículo 411.

Se exceptúan de lo dispuesto en el artículo anterior: El Rey, la Reina, sus respectivos consortes, el Príncipe Heredero y los Regentes del Reino.

También están exentos del deber de declarar los Agentes Diplomáticos acreditados en España, en todo caso, y el personal administrativo, técnico o de servicio de las misiones diplomáticas, así como sus familiares, si concurren en ellos los requisitos exigidos en los tratados.

Artículo 412.

1.  Estarán exentas también de concurrir al llamamiento del Juez, pero no de declarar, pudiendo hacerlo por escrito las demás personas de la Familia Real.

2.  Están exentos de concurrir al llamamiento del Juez, pero no de declarar, pudiendo informar por escrito sobre los hechos de que tengan conocimiento por razón de su cargo:

  • El Presidente y los demás miembros del Gobierno.
  • Los Presidentes del Congreso de los Diputados y del Senado.
  • El Presidente del Tribunal Constitucional.
  • El Presidente del Consejo General del Poder Judicial.
  • El Fiscal General del Estado.
  • Los Presidentes de las Comunidades Autónomas.

3.  Si fuera conveniente recibir declaración a alguna de las personas a las que se refiere el apartado 2 anterior sobre cuestiones de las que no haya tenido conocimiento por razón de su cargo, se tomará la misma en su domicilio o despacho oficial.

4.  Quienes hubiesen desempeñado los cargos a que se refiere el apartado 2 del presente artículo estarán igualmente exentos de concurrir al llamamiento del Juez, pero no de declarar, pudiendo informar por escrito sobre los hechos de que hubieren tenido conocimiento por razón de su cargo.

5.  Estarán exentos también de concurrir al llamamiento del Juez, pero no de declarar, pudiendo hacerlo en su despacho oficial o en la sede del órgano del que sean miembros:

  • Los Diputados y Senadores.
  • Los Magistrados del Tribunal Constitucional y los Vocales del Consejo General del Poder Judicial.
  • Los Fiscales de Sala del Tribunal Supremo.
  • El Defensor del Pueblo.
  • Las Autoridades Judiciales de cualquier orden jurisdiccional de categoría superior a la del que recibiere la declaración.
  • Los Presidentes de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas.
  • El Presidente y los Consejeros Permanentes del Consejo de Estado.
  • El Presidente y los Consejeros del Tribunal de Cuentas.
  • Los miembros de los Consejos de Gobierno de las Comunidades Autónomas.
  • Los Secretarios de Estado, los Subsecretarios y asimilados, los Delegados del Gobierno en las Comunidades Autónomas y en Ceuta y Melilla, los Gobernadores civiles y los Delegados de Hacienda.

6.  Si se trata de cargos cuya competencia esté limitada territorialmente, sólo será aplicable la exención correspondiente respecto de las declaraciones que hubieren de recibirse en su territorio, excepción hecha de los Presidentes de las Comunidades Autónomas y de sus Asambleas Legislativas.

7.  En cuanto a los miembros de las Oficinas Consulares, se estará a lo dispuesto en los Convenios Internacionales en vigor.

Queda claro que todos somos iguales ante la ley, verdad?

images (3)

Son muchas las contradicciones en las que incurre la Carta Magna de 1978, al proclamar la igualdad de derechos ante la Ley, en sus artículos: 1º, punto 1; 9º, punto 2; y 14º y a su vez permitir los privilegios de la familia real, cuya existencia también es contraria a los artículos 1º; 2º, punto 1; 4º; 7º; y 21º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que, en resumen, vienen a decir que todos los seres humanos nacemos iguales en derechos y, por ende, no deberían nacer algunos de ellos siendo reyes, y otros no, puesto que eso es arbitrario, discriminatorio, injusto y absurdo. 

Lo más anacrónico de la institución más anacrónica que existe en determinado países, que es la monarquía, es el delito penado hasta con cárcel denominado “Lesa Majestad”, o injurias a la Corona, delito que solo se presenta en países donde la democracia es una quimera, como los países musulmanes, asiáticos y …. en España. 

La monarquía más anacrónica de la vieja Europa, a pesar de ser la última en reinstaurarse, o no, es la continuidad de la monarquía dictatorial que instauro un criminal general, al cual su católica majestad ha dicho en muchas ocasiones admirad, la única que blinda a la Casa Real contra toda lógica democrática, es por tanto un Régimen ilegal, surgido de acciones llevadas a cabo a base de crímenes contra la humanidad.

“El rey debe morir para que el país pueda vivir”. “Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es para el pueblo el más sagrado e indispensable de los deberes”. Maximilien Robespierre “el Incorruptible”.

Hay reyes que deben morir para que el país pueda vivir, cúpulas bancarias, socialistas y liberales, cúpulas político-empresariales que se encaman obscenamente y legislan el saqueo y el recorte constante de derechos. Ante el poder de esos reyes son necesarios muchos defensores de “la cosa pública”, de lo que es de todos, defensores del común. La historia, más allá de los hombres providenciales, cuyos nombres quedan en los libros de historia, la hacen, por activa o por pasiva, los pueblos, la gente COMUN.

A lo largo de la historia los reyes han tenido el monopolio de las riquezas y las guerras. Las desigualdades sólo se pueden mantener por la violencia y la represión, para apuntalar las desigualdades existen poderes complementarios que, con diferentes argumentos, divinos o humanos, son los ejecutores inmediatos del sistema: la Iglesia, el aparato de propaganda institucional, las autoridades públicas… y, desde luego, las Fuerzas Armadas.

desigualdad

¿Dónde está la soberanía popular, en el Estado español, la libertad para ejercer el pluralismo político, si de cualquiera manera la república no tiene cabida?

Si la voluntad popular se expresara en contra de esto, entonces los tres ejércitos, con el rey al frente, se encargarían de decidir con las armas y la Constitución en la mano cuál es el orden legal.

La desigualdad monárquica no es más que una versión moderna de la filosofía del poder.

La Constitución reconoce en primer lugar los privilegios reales, y después habla de la igualdad de todo el mundo ante la ley.

España era una de las dictaduras protegidas por los Estados Unidos, pero en lugar de plantearse una “intervención paramilitar indirecta”, la CIA calculo una pequeña apertura democratizadora para este rincón del planeta. Por aquí iban precisamente los tiros de los tecnócratas del Opus y de esto trataban los miembros del Gobierno franquista con los representantes del centro de inteligencia norteamericano en sus reuniones en Madrid, tras las cuales le transmitieron a Franco el interés de la institución yanqui por conseguir que nuestro Estado tolerara primero, y después legalizara, al menos dos partidos: uno socialdemócrata y otro demócrata-cristiano. La CIA creía que con estas actividades cumplía el deber de prever el futuro, porque si no era así, tras el Régimen débil vendría el caos y después de éste el comunismo.

El 23 de julio de 1969, Juanito juró en una ceremonia solemne, como sucesor a título de rey del Generalísimo Franco, Los Principios del Movimiento Nacional y las Leyes Fundamentales, una especie de compendio, a la manera de una constitución, de todas las disposiciones legales del franquismo. “Mi pulso no temblará para hacer cuanto fuera preciso en defensa de los principios y leyes que acabo de jurar”, declaraba en el discurso posterior, que fue muy bien acogido por la audiencia franquista.

Juanito ‘el Bobon’ pasó por encima del pueblo para llegar al poder, a la institución monárquica que fue y es una herramienta clave del mismo poder económico-político del franquismo. Traicionando a su familia, atropellando los derechos sucesorios de su progenitor, marginando al carlismo, meneandosela al Generalísimo, Juanito acabó ocupando la Jefatura del Estado, Juanito, el rey de los vencedores de la guerra civil.

Cortes-Principios-Fundamentales-Ley-EFE_EDIIMA20121210_0374_4

Ungido por uno de los pocos líderes fascistas supervivientes de la Segunda Guerra Mundial, bendecido por las altas instancias del Imperio, aceptado por los dirigentes de la izquierda antifranquista, Juanito el campechano convenció a un pueblo sumiso y derrotado, tras cuarenta años de infamia. Las mentiras prefabricadas desde el poder funcionan perfectamente desde entonces.

Frente a la subversión, el frío acero de una bala. Frente a la lucha sindical, la prisión y la tortura. Frente al libre pensamiento, el camino del exilio. Cuatro décadas ominosas, en las que los obreros españoles aprendieron a callar, y hablar poco y mal.

“Alteza, la única cosa que os pido es que mantengáis la unidad de España”, dijo el dictador Francisco Franco a Juanito antes de morir. La obsesión de Franco por la sagrada “unidad de la patria” fue traspasada intacta al Bobón Juanito.

22 de noviembre de 1975: “Juro por Dios y los santos evangelios, cumplir y hacer cumplir las leyes fundamentales del reino, guardar lealtad a los principios que forman el movimiento nacional”.

“Una figura excepcional entra en la Historia. El nombre de Francisco Franco será ya un jalón del acontecer español y un hito al que será imposible dejar de referirse para entender la clave de nuestra vida política contemporánea. Con respeto y gratitud quiero recordar la figura de quien durante tantos años asumió la pesada responsabilidad de conducir la gobernación del Estado. Su recuerdo constituirá para mí una exigencia de comportamiento y de lealtad para con las funciones que asumo al servicio de la Patria. Es de pueblos grandes y nobles el saber recordar a quienes dedicaron su vida al servicio de un ideal. España nunca podrá olvidar a quien, como soldado y estadista, ha consagrado toda la existencia a su servicio. “

Estados Unidos consideraba que, tras la purga que había hecho Franco a lo largo de 30 años, España ya estaba lo bastante preparada para iniciar el camino hacia una transición pacífica. Con una módica inversión político-monetaria, pusieron en marcha sus planes para financiar y proteger a grupos de diversa denominación previstos para la Transición, escogidos para organizar partidos políticos que serían legalizados cuando concurrieran las circunstancias.

Los partidos que se iban a crear, o recrear, fueron diseñados, al electorado se le reservaba la función de simple consumidor del producto, para cuyo voto un grupo de partidos especialmente escogidos competiría en un régimen de oligopolio. Las “marcas”, eslóganes y campañas de los partidos mencionados serían fabricadas con técnicas importadas de los Estados Unidos por personajes formados y teledirigidos para esta función: como Julio Feo para lanzar y hacer llegar al poder a Felipe González, el candidato fundamental que desmontaría los partidos de izquierdas y haría que España entrara en la OTAN.

juan_carlos_i_en_el_capitolio_usa_1976

Los americanos, con ayuda de los socialistas alemanes, diseñaron un plan para asegurarse de que España se mantuviera en el lado político correcto, es decir, bajo la propicia sombrilla del capitalismo occidental.

Que no sufra la oligarquía, que nadie perturbe el pesebre nutricio de la banca y las multinacionales, alejemos el peligro de un posible escoramiento hacia la izquierda.

Se trataba de establecer una transición democrática que dejara el país en manos de dos partidos, uno de centro-derecha y otro de centro-izquierda. El de centro-derecha saldría de la propia evolución del régimen; el de centro-izquierda tendría que salir de los socialistas, para lo cual, lógicamente, habría que domesticarlos.

Ya había ciertos precedentes de la época de Primo de Rivera. Y Franco estaba sustancialmente de acuerdo con ese plan.

Las definitivas bendiciones del padrino americano a la fórmula monárquica las obtendría el nuevo Rey en junio de 1976, cuando viajó a Estados Unidos para explicar sus proyectos en el Capitolio, ante el Congreso y el Senado de Estados Unidos. La monarquía podía considerarse completamente arraigada en España. Después de la visita del Rey a Estados Unidos, de pronto, ocurrió el portento: desaparecieron las banderas republicanas de las manifestaciones, desaparecieron las alusiones republicanas de los discursos y de los programas de los partidos progresistas, y España se despertó monárquica. […]

En el referéndum del día 15 de diciembre de 1976 se produjo una considerable abstención, pero el 94 % de los votos emitidos apoyaba el proyecto de reforma. El presidente Suárez, o quien manejara los hilos, había triunfado en toda la línea. Su forma ágil y rápida de hacer política desembocó, está desembocando todavía, en la creación de un Estado federal que conformará la España del futuro. Al socaire de los estatutos particulares de vascos y catalanes, y de la mayor independencia de las diputaciones, se pasó a la disgregación del mapa nacional en nada menos que diecisiete autonomías, cada cual con su himno, su bandera, su capital, sus funcionarios y sus instituciones (algunas de ellas para provincias que ni siquiera habían solicitado ser autónomas).

billete con reyes católicos

“Los Reyes Católicos crearon un Estado moderno, fundamentado en las ideas de unidad y de libertad, es decir, del derecho a la diversidad. Para ello no dudaron en reducir a los que alzaban sobre los intereses nacionales sus egoísmos y sus pequeños intereses de campanario derribando, cuando fuera preciso, sus castillos”, (Decia Juanito ‘el Bobon’ en el discurso del día de la Hispanidad de 1983).

Sólo la octava parte de los países del mundo cuentan hoy con un Régimen monárquico como sistema político. Claro está que a la mayoría es mejor no sacarlos a pasear mucho por la ONU, porque son capaces de pedir que los súbditos vuelvan a llevar cadenas en los pies. Swazilandia, Bután, Tonga, Camboya, Lesotho, Marruecos, el Nepal, Omán o Tailandia son ejemplos que hacen desear algo mejor para sus pueblos. Un pequeño grupo son paraísos fiscales más que países, como, por ejemplo, Mónaco o Liechtenstein. Y otros, filiales de las multinacionales del petróleo, como Brunei, la Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar o Kuwait. En la Europa occidental todavía quedan unos cuantos reinos sólidamente consolidados (Bélgica, Dinamarca, Suecia, el Reino Unido…). 

Del poder político actual, se dice que Juanito ‘el Bobon’ sólo tiene un valor representativo, que su papel se limita a ser algo así como un embajador del Estado en el extranjero. Un símbolo de la unidad y permanencia de la patria. ¿Hace falta explicar que la España “una, grande y libre” es anterior a la instauración de la monarquía? La unidad “de la Patria” como principio irrenunciable y sagrado responde a causas que tienen mucho más que ver con el reparto de poderes, que con una monarquía que a lo largo de los siglos ha visto cómo las fronteras del Estado variaban sin que esto la afectara demasiado. La simbología de la Corona, si prestamos atención a lo que establece la Constitución de 1978, se corresponde más con un sistema político concreto, unido con un cemento legal, que en lo fundamental tampoco se diferencia demasiado del Régimen anterior.

20091217173433-foto-388776-casLa Constitución otorga a  Juanito ‘el Bobon’ atribuciones que el pueblo no tiene como derecho. Entre otras cosas, puede convocar un referéndum, desautorizar tratados internacionales, oponerse, convocar o disolver las Cortes si cree que es necesario, conceder indultos y declarar la guerra o hacer la paz. 

Todo esto se justifica en virtud de su función de “árbitro” en el gobierno de todos, de manera absolutamente independiente de los partidos.

Este papel de árbitro regulador y moderador de las contradicciones y de las tensiones políticas y sociales, tendría un énfasis especial en aquellas facetas en las que el Estado puede mostrar fracturas o divisiones en los terrenos político, social, ideológico y nacional.

Como todo esto se garantiza con la fuerza de los tres ejércitos, supone prácticamente legalizar el golpe de Estado de la monarquía, siempre y cuando se invoquen razones constitucionales, un experimento que ya fue realizado por otro Bobón, Alfonso XIII, cuando apoyó el alzamiento militar del general Primo de Rivera en septiembre de 1923. 

Cuando el pueblo, ocho años después, expulsó a Alfonso XIII, los monárquicos volvieron a recurrir al ejército para reinstaurar la monarquía. Éste fue el objetivo del alzamiento del 18 de julio de 1936 contra una república que no era simplemente una forma de Estado, sino una vía de transformación revolucionaria.

Los planes de la oligarquía monárquica para restaurar a los Bobones se habían empezado a forjar en 1932. La intención del golpe militar era que el general Sanjurjo se hiciera con el poder para que Alfonso XIII pudiera recuperar el trono. Pero no salió como esperaban. El pueblo se echó a la calle y tomó las armas para defender la República. Sanjurjo se mató en un accidente, y el golpe de Estado acabó convirtiéndose en una guerra civil.

Si tras la victoria de los “nacionales” la monarquía no se restauró inmediatamente, fue porque tras la Segunda Guerra Mundial los aliados, con los Estados Unidos al frente, decidieron que Franco continuara gobernando en su “reserva espiritual de Europa”, la reserva fascista, para asegurar de la manera más firme posible la retaguarda de la Guerra Fría contra la Unión Soviética.

2534993460_1abbf95141_zLas monarquías son un lastre para los pueblos que deben solventar gastos múltiples de lujo, diversión y representación, y ellos se dedican a dos cosas elementales: “entretenerse” aunque sea a costa de la vida de animales indefensos, y a ser incansables lobbystas en beneficio de los empresarios de sus respectivos países. Ahh!! y a sus amantes.

Esto de ser rey a Juanito le funciona bastante bien, sus aventuras, casi siempre poco exclusivistas, suelen durar poco tiempo, o se mantienen durante años pero de manera intermitente, intercalándose las unas con las otras. Fueron frecuentes desde los primeros años de casado, pero el ímpetu sexual del monarca no disminuyó con los años y continuó en plena madurez, y todavía hoy. 

A finales de los setenta y principios de los ochenta, Juanito tuvo una aventura con una conocida vedette de Totana (Murcia), que le había presentado el entonces presidente Adolfo Suárez. Pero también, simultáneamente o alternándolas, con otra rubia famosa, procedente de Italia, que entonces triunfaba en la televisión española. Después vino, en los primeros ochenta, el flirteo con una popular cantante española, a quien iba a visitar en moto a su casa, en Majadahonda, cerca de Madrid.

Pero con la de Totana no había roto del todo, y retomó la relación a comienzos de los noventa, época en que rompieron definitivamente, cosa que provocó una violenta reacción por parte de la vedette. Poco antes de aquella ruptura, el rey inauguró otra relación con una decoradora catalana, que duró varios años y, al parecer, fue más seria que las otras. Aunque al mismo tiempo, en otros líos amorosos suyos, tuvo un breve encuentro con una periodista extranjera, que iba a La Zarzuela y se sentaba encima de la mesa tan vivaracha y con unas minifaldas tan cortas, que la reina se irritó hasta el punto de marcharse en medio de una entrevista que la familia real había concedido a la intrépida reportera. 

1306235795694bribondetallednJUANCABRINDISJuanito ‘el Bobon’, el rey campechanosiempre a tenido gran afición por los deportes náuticos. frecuentes son las escapadas de fin de semana a Palma de Mallorca, en cualquier época del año y, si es posible, sin la reina.

También tiene gran pasión por la velocidad, su colección de coches de gran cilindrada es digna del magnate más caprichoso. BMW, le suele regalar los modelos nuevos que va sacando; los que están a su altura, claro está, porque los utilitarios a Juanito no le interesan.

Presume de que nunca le han puesto una multa “porque la policía no llega alcanzarme”, aunque una vez, cuando todabia no tenia carné atropelló a un ciclista, y si no lo detuvieron fue porque se escaqueó pagando una cantidad al herido.

Juanito ‘el Bobon’, el que pide a “su pueblo” que se aprete el cinturón ante la difícil situación económica, exigiendo sacrificios, rigor, seriedad y ejemplaridad en todos los sentidos. Juanito ‘el Bobon’, que presume de un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar, que defiende la honradez, el esfuerzo y la profesionalidad con que la inmensa mayoría de los españoles desempeñan su trabajo, viven su vida y sacan adelante a sus familias. Juanito ‘el Bobon’, el que muchas noches no puede conciliar el sueño a causa del paro juvenil, y exige que hay que arrimar el hombro para crear empleo porque la situación es muy seria.

Otra de las grandes aficiones de Juanito, digna de un monarca, es la de asesinar animales, leopardos, elefantes, osos, lobos, bisontes… multitud de animales han perecido a manos de Juanito desde que comenzara su afición por la caza siendo aún príncipe.

Triste espectáculo ver a este cobarde posando satisfecho con un fusil en los brazos, dos búfalos muertos y un elefante baleado y agonizante que se sostiene con los colmillos cuando su trompa golpea contra un árbol.

Inocentes animales de poderosa estructura, en grave peligro de extinción, de esencia pacífica, y que su único enemigo natural son despreciables seres como Juanito. 

Faciles recaudaciones de millones de dolares e intereses inconfesables, impulsan a los insensibles que juegan a ser dueños del Planeta (gobernantes de paso efímero en esta vida) a destruir pulmones de la humanidad y exterminar hijos de la Naturaleza, en este caso autorizar caza “selectiva” de elefantes como forma de regular su “multiplicación” y evitar invasiones (?) a dominios humanos, cuando es el hombre el que atenta contra el equilibrio ecológico, contamina, desmonta y priva de hábitats a especies salvajes.

Juan-Carlos-a-caccia

Movilizados por ambiciones desmedidas y “caza deportiva”, destacadas personalidades de la política, coleccionistas famosos, empresarios millonarios, artistas e influyentes funcionarios gubernamentales viajan a África y pagarían decenas de miles de dólares para ejecutar a balazos (escudados en “cortinas legales”) a hermosos ejemplares y fotografiarse como “valientes” junto a las víctimas; paralelamente los cazadores furtivos y redes de contrabandistas se desplazan con secretas garantías de impunidad negociando la carne, piel y otras partes de elefantes, en especial los codiciados colmillos (marfil)  que cómodamente sacarían hacia importantes mercados negros de Europa y EE.UU., movimientos que no pueden desconocer los diferentes organismos de “control”  (oficiales y no gubernamentales) que funcionan en el mundo. 

Y que decir de la gran afición de Juanito por la tauromaquia, que ya no debe sorprendernos, por la insensibilidad y la sed de emociones sangrientas de esta sanguijuela.

Juanito ‘el Bobon’, es una de las expresiónes más cobardes del ser humano, en su podrido interior reina la decadencia moral. 

 

“Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir.”

 

 

 

Anuncios